El poder del cambio

Dyss, sello general

Al igual que todos vosotros, esta mañana al despertarme, percibí el aroma del Névora, el leve olor a vainilla que precede a algún cambio en la región. Una emanación de la tierra que nos previene de que algo está a punto de suceder. La gente parece aceptarlo como una parte más de nuestra vida cotidiana; sin embargo, no resulta tan sencillo para muchos otros el tratar de disimular su nerviosismo.

¿Se retorcerá esta vez el camino que lleva al viejo molino, cambiando el curso del arroyo?, o las tierras de labranza de la granja al sur de la arboleda, junto a la alberca, ¿se convertirán en esta ocasión en un montón de peñascos?

Resultan todas éstas preguntas algo triviales pues, como sabéis, lo que está sujeto al poder de un nombre sólo sufre cambios bajo circunstancias muy excepcionales, siendo bastante raros en nuestros días. No obstante, a medida que los anillos del tiempo se aproximan al Año Cero, la tierra se ve sacudida cada vez más por convulsiones que provocan con más frecuencia que tardanza un terror profundo en los corazones más débiles, y un malestar muy mal disimulado en aquellos de talante más templado.

Hace tres novenas, dos días antes del Día del Luto, se vio un dragón sobrevolando las inmediaciones de la ciudad-fortaleza de Tritia. Su gobernante, aterrado, ordenó soltar a todos los presos encerrados en las mazmorras, obligándolos a correr por los campos al otro lado de las murallas a modo de ofrenda, con la esperanza de así poder desviar la atención de la bestia. Ésta, en contra de lo que cabe esperar, parecía nerviosa, incluso asustada, y no dejaba de bramar con la intención, según parece, de llamar a sus otros hermanos que duermen escondidos entre las montañas.

Cuentan algunos de los habitantes de la Ciudad de los Corredores que sus recintos han cambiando últimamente, alterando su orden y disposición, aunque sin que nadie haya resultado sepultado ―todavía― en alguna sala o pasillo que, de forma inesperada, se haya convertido en una tumba mortal. Para ser un pueblo acostumbrado a no ver la luz de nuestra estrella más brillante, su gusto por la oscuridad se les está tornando en una bebida amarga, y de lo más injusta.

Las gentes del pueblo escondido abandonan también sus salones cuajados de diamantes, dejando atrás todos sus tesoros. Cuentan que reliquias de un remoto pasado irrumpen abruptamente en sus vidas. Lo que pretendan decir con términos tan crípticos lo dejo al deleite de vuestra imaginación. Si ya eran unos seres esquivos ahora ya no se mueven más que en las sombras; negando todo contacto con cualquier otro tipo de criatura que no lleve su misma sangre.  

Tras no haber tenido noticias de él desde hace más de dos ciclos del mundo, Uro ha sido visto de nuevo en el canal, cruzando con osadía entre las Esfinges. Esta vez habría podido llegar más lejos de no ser por el poder de los guardianes. Una noticia que me han hecho llegar directamente los Hombres-Caballo, nuestros hermanos del Oeste. En esta ocasión, parecía estar poseído de una furia descontrolada que le hacía capaz de poder resistir el castigo de forma extraordinaria. Algo asombroso, dado el nivel de aguante necesario para poder soportar el embate de nuestros vigilantes, unas criaturas ajenas al Árbol del Tiempo.

Incluso La Bestia Túgal ha aparecido de nuevo frente a las costas, en algún lugar más allá del Mar del Cristal, levantando olas como montañas coronadas de espuma, preso de la cólera. Algo inaudito, pues jamás abandona el océano Circundante con la intención de adentrarse tierra adentro. Sospecho que sus intenciones son las de acercarse todo lo posible al eje del mundo, situado en el Mar de Edith. Algo que ni siquiera a él le dará la oportunidad de calmar su nerviosismo.

Vemos pues como, por experiencia directa, las convulsiones de nuestro mundo se acrecientan a medida que nos acercamos a lo que para muchos significan las tan temidas fechas que anuncian el fin de los tiempos.

Si pretendemos encontrarle una razón a todo esto debemos tener muy presente que nuestro mundo, el mundo en el que vivimos, se trata de un ser vivo, aunque de una majestuosidad incomparable y de unas proporciones que escapan a nuestra compresión. Y tal y como nosotros nos movemos para rascarnos alguna pulga, nuestro mundo parece ser presa de esa misma agitación. Un profundo malestar que provoca en las gentes la llegada de un tiempo que habrá de decirnos qué nos tiene reservado mediante la experiencia directa.

Como bien nos dice nuestra querida madre Dierdrath: “Son nuestros Centinelas refugiados y huéspedes y, del mismo modo, todas las criaturas mortales que habitan bajo el amparo de Lugh”. Palabras muy ciertas, aunque de ella mis favoritas sean estas otras: “Si nada ha sucedido hoy, espérate mejor a mañana, pero mejor que te pille cenado”. Unas palabras que, pese a lo que pueda parecer, encierran algo que resulta de suma importancia puesto que suponen una invitación a la templanza.

Al temor ante tanta incertidumbre sólo puedo deciros que: confiad y mantened el ánimo sereno ya que, de todas las respuestas posibles, estoy convencida de que la solución más sencilla no es siempre la más adecuada. Dyss, detrás de su prohibición de no permitir rendirle culto, encierra un enigma que nos atañe. Un misterio que esconde el plan que nuestro mundo tiene para todos nosotros.

La idea del fin de los tiempos no es otra cosa que la respuesta más simple de todas las que se nos ocurren, en una tierra que no se caracteriza precisamente por su frivolidad.

***

Por Erynn, “Narradora de la vida”.
“Está así escrito que suyas fueron estas palabras durante un discurso pronunciado en estos mismos salones, en nuestro siempre tan venerado palacio de Likufanele.”

Edanna, sello personal

0.0/60votes
Voting statistics:
RatePercentageVotes
60%0
50%0
40%0
30%0
20%0
10%0
Click to share thisClick to share this