Username:

Password:

Fargot Password? / Help

Tag: Edanna

6

Pero entonces… ¿esto es arte?

“Rol” Integrated Life: decoded (4.0)

“En todo arte, aquello decisivo son los seres humanos”
Carl Theodor Dreyer

Indagando a través de la comunidad de juegos de rol y demás cumbres borrascosas, entre hojas de té y ráfagas de viento helado, me topé hace tiempo con un interesante artículo que toca el tema del rol como arte en Laboratorio Friki, y que puedes leer aquí si te apetece; (sí, aquí hay un enlace). Un artículo del año pasado que vale la pena volver a traer a la memoria del presente.

Tras leerlo, tanto pensé y pensé que al final con el café me quemé, y es que ya me estuve planteando el tema durante bastante tiempo; el suficiente para hacerme salir de mi madriguera una vez más para y animarme a dedicarle un tiempo a lo que ya va por la versión 4.0 de mi decodificación de una vida integrada en los juegos de rol. Una visión personal y un manifiesto acerca de mis experiencias junto a este tipo de juegos.

Así pues, mi intención con este “ensayo” no es otra que realizar una reflexión acerca del artículo mencionado, extendiendo lo que allí se comenta y aportando mi punto de vista sobre lo que considero un tema muy interesante; y de paso, con la excusa, aprovechar para airear algunas otras ideas.

Una vez más me retuerzo en el esfuerzo de dejar claro que esto es sólo mi opinión, y que sin ánimo de sentar cátedra, expongo lo que yo considero el espíritu de la intención artística de la naturaleza humana. Una definición que se puede consensuar en la infinidad de manuales y libros teóricos repartidos a lo largo y ancho de este gallinero que imaginamos como “nuestro” mundo; ya que en realidad —como bien sabes— es propiedad de los Primigenios.

Noche de “autos”

En el artículo se plantea con claridad si el rol puede ser o no un arte, lo que a su vez inicia un debate. Una cuestión que ya he escuchado varias veces en el pasado y que no dejo de escuchar acerca de todo tipo de cosas, mundanas o no, extraterrestres o nacidas y criadas en Albacete.

Stereo 3D Monster in TowerTras analizar el artículo llegué bastante rápido a la misma conclusión a la que llega su autor, Athal Bert, y que expondré a continuación para dejar claro mi punto de vista. A mi juicio, el rol, como cualquier otro asunto, es arte si en su desarrollo hay una intención expresiva. Esto no es demasiado complicado de razonar si buscamos la definición de arte en la mayoría de las enciclopedias y diccionarios, además de la que viene en la Wikipedia.

También estoy muy de acuerdo en que esta concepción trata de ser más un reconocimiento a una actividad tan particular y tan centrada en la narración, más que a cualquier otra consideración elitista o enfocada en la obtención de unos intereses concretos (y más mundanos). Pues entre los hechos que se relacionan con este asunto se encuentra el de tratar de dotar de valor al ejercicio de su desarrollo, ofreciendo nuevos puntos de vista tanto a las personas que se involucran como a las que pasan rozando su atmósfera. Una serie de valores que, de ser reconocidos más ampliamente, le otorga la importancia que, creo yo, merece.

Por otra parte, el dotar a lo que yo entiendo como una actividad colectiva de narración interactiva de una base teórica, podemos entonces definir las vías que conecten la actividad con la intención artística de una forma más directa, permitiendo así alcanzar ese valor a través de una serie de procedimientos reconocibles.

Pero vayamos por partes pues ante todo, me parece que hay que definir primero qué significa exactamente el arte hoy en día; un concepto que ha ido cambiando a lo largo del tiempo y que, por no estar lo suficientemente claro, en muchas ocasiones se hace bastante difícil saber qué supone el llevar a cabo un ejercicio artístico. Puede que tú lo tengas claro pero te aseguro que mi padre no tiene ni la menor idea.

Por desgracia la gente piensa —como mi padre— que el arte es dinero, algo que sólo han cimentado aquellos que comercian con él. Como siempre, el valor material de las cosas depende en realidad de lo que se esté dispuesto a pagar por ellas. Por otro lado, su valor emocional depende exclusivamente de lo importante que sea para nosotros una serie de ideas y de emociones que nos son transmitidas. Para variar, nadamos en un mar de subjetividades pues el arte es tan importante como lo es para cada individuo, pero la sociedad nos repite una y otra vez cada día que esto no es así.

Arte y vacas de colores

Como ya dijo Picasso en una ocasión —y que recuerdo que puse en otra entrada en alguna otra parte—, el arte en su expresión más pura lo realizaron unos individuos en el fondo de una cueva, todo lo demás desde entonces ha sido un ir cuesta abajo. La verdad es que no le faltaba razón pues este hecho define un deseo de expresión del espíritu humano en su concepción más pura.

En su concepción clásica, el arte era definido como la búsqueda de la estética, de la belleza, mediante el uso de una serie de recursos y el ejercicio de unas técnicas buscando un orden determinado. Ya la filosofía Aristotélica hizo su definición de belleza y de estética, o lo que ellos entendían como la definición de algo bello basado en aquello que se consigue por medio de la imitación. Aunque también ya definía que lo bello es lo que está dotado de valor por sí mismo siendo algo muy diverso y relativo.

Mi madre; parece mentira que esto se dijera hace tanto tiempo. De la misma manera que Sócrates ya había dicho que la verdad está en el interior de cada uno...

Si aplicamos esta concepción en el ejercicio del juego de rol se daría el hecho artístico si existiese un deseo de crear belleza; que puede hacerse —y de hecho se hace— al dotar de belleza tanto a la experiencia compartida del ejercicio de lo narrado como al del mismo contenido narrativo. Athal Bert comenta en su artículo esto mismo en el siguiente fragmento pues nos habla de la búsqueda de esa belleza en el ejercicio colectivo del proceso; cosa que secundo en uno de mis comentarios pues tal belleza he tratado siempre de buscarla también en mis partidas. En el fragmento, que es brillante, comenta:

[...] cuando todos los participantes están comprometidos con la creación conjunta, tratando de crear algo bello entre todos, una historia que pueda contarse, con más sentido algunas veces que otras pero coherente con los personajes que la protagonizan, sumando individualidades, para conseguir una creación común final: la narración. [...]

Una belleza que, como es comprensible, trata de ser consensuada entre todos los participantes. Pero como ya sabemos, la belleza es algo muy subjetivo, por lo que prosigamos...

El arte clásico pretendía pues centrarse en uno solo de los elementos, un valor estético bastante subjetivo que se transmite en el ejercicio comunicativo. Expresar belleza es también expresión, como es obvio, salvo que en este caso nos centramos en un conjunto de conceptos limitado. Se creía y aún se piensa —y si no pregunta por ahí— que el único valor en el arte era pues la pretensión de expresar belleza tratando de imitar de la realidad de nuestro mundo todo aquello que consideramos bello; legado de nuestro pasado y que aún está arraigado en la cultura. Por otro lado se confunde la maestría de la técnica empleada en el recurso expresivo con el grado del valor artístico. Es decir, cuanto mejor se halle ejecutada la técnica, más valor artístico posee la pieza. ¿Que no te lo crees? Aún hoy se considera como más valioso y de alta cultura a una pieza de música clásica o un cuadro de Velázquez que un tema de los Sex Pistols o un cuadro de Pollock, el mismo que se meaba en las chimeneas...

Hoy en día, esto ya no es así. En su concepción moderna el arte es la definición de un mecanismo de expresión y de comunicación que reúne todo cuanto habita en la mente humana y es susceptible de poder ser expresado. La expresión por tanto puede ser cualquier cosa. En realidad, como dice la cita al comienzo de este texto, lo único decisivo son los seres humanos.

Se puede expresar horror, sordidez, angustia y fealdad, muy de moda en el movimiento denominado “mal gusto”, por ejemplo. Bien, todo esto es estupendo, pero una cosa es expresar y otra es que lo que se ha expresado nos guste...

Al igual que el cocinero hace arte cuando quiere dotar a su cocina de algo más que de sabor, color y textura, en la nueva cocina se expresa alegría y tristeza, preocupación por el medio ambiente o reivindicación por un salario digno. Si está presente en la cocina y existe en la narrativa, por supuesto que lo va a haber en el rol; que como he dicho ya un montón de veces es algo así como un medio de narración interactiva.

Hasta que Toulouse Lautrec no pretendió expresarse de forma artística a través de los carteles que hacía para los locales parisinos, no se elevó el cartel a la categoría de pieza artística. A través de esto podríamos inferir que hasta que los propios jugadores y el director no pretendan explotar su medio como vehículo de expresión —algo que se lleva haciendo desde hace ya bastante con las mencionadas escuelas de Turku y demás— el rol no se apreciará como una forma de expresión artística de manera “formal” o al menos, como ya dije, que se considere como tal; lo que revierte en que crezca su valor en la consciencia de las personas; siendo esto lo realmente trascendental del asunto, pienso yo.

Por tanto, el hecho artístico aparece cuando pretendemos expresar ideas y emociones empleando una serie de recursos. Pero la parte delicada de todo esto viene cuando somos conscientes de otros términos puesto que una cosa es arte y otras muy distintas son el valor artístico de lo expresado y el medio como vehículo de expresión.

Una vaca de colores en lo alto del Empire State

Hay obras que no dicen nada pues su intención ha sido sencillamente el tratar de ser “efectista” (tan respetable como el valor que estemos dispuestos a darle), transmitiéndose a través de los medios de masas tratando de encontrar un rendimiento económico —entre otros intereses— pero sin una intención expresiva detrás que resulte relevante; ¡una relevancia que va en función de si la obra dice o no algo trascendente y de valor para mí! No hablamos de que no contengan valor expresivo, hablamos de que su valor expresivo es irrelevante, es decir, carece de valor artístico. Pero, como ya he dicho, curiosamente el valor es algo también subjetivo. Lo que para unos no vale nada otros están dispuestos a sacrificar su vida sólo por conservarlo, poseerlo, morderlo, comérselo o dormir con él una sola noche pagando dos millones de Euros en una suite.

Un niño con una caja de acuarelas podría expresar una serie de contenidos, lo que sucede es que su valor artístico no nos parece lo suficientemente relevante como para darle valor artístico. En otras ocasiones la intención expresiva es tan trivial que su valor artístico carece de trascendencia. No olvidemos que en el arte, son los nuevos conceptos los que trascienden porque añaden un nuevo discurso capaz de provocar cambios en las conciencias, culturales, nuevos planteamientos y nuevas formas de enfocar el mundo que nos rodea. Lo hizo Picasso al tratar de de representar la realidad desde diferentes puntos de vista a la vez y lo hizo Kandinsky a través de sus sinestesias...

Por otra parte, nadie puede decirnos si algo tiene valor artístico o si no lo tiene, aunque si podemos guiarnos, por supuesto, de personas sensibles e informadas cuya opinión deberíamos de tener en cuenta; el resto es cosa nuestra.

Para mí la imagen de “Ella”, motivo del fondo de esta web, expresa una serie de cosas con las que yo me identifico: el ave, el trono, el vestido, la posición de la mano, el lago, las flores, la expresión, su belleza y a la vez su carencia de sensualidad..., todo elementos que son importantes para mí y que dotan a la imagen de un gran valor artístico, pese a que a otros les pueda parecer un retablo católico de la virgen (verídico).

Todo es una cuestión personal y el mayor daño que desde siempre se le ha hecho al arte no es otra cosa que comerciar con éste, pues tergiversa su significado.

Faerie En teoría, toda forma de expresión tiene pues un valor artístico, solo que el grado de ese valor varía entre cada individuo habiendo, sin embargo, una serie de opiniones consensuadas acerca de una serie de cosas. Una de ellas es, por ejemplo, el valor artístico de la creación de un niño pequeño, pues en la mayor parte de las ocasiones no posee una intención concreta a la hora de expresarse, dedicándose más bien a recrearse experimentando, lo que forma parte de su proceso de aprendizaje. Un producto comercial tal como un tema musical popular puede ser muy importante para una serie de individuos careciendo, sin embargo, de valor artístico de acuerdo con la opinión de un gran número de músicos y entendidos en la materia. Yo, por ejemplo, detesto el rap, pero reconozco su fuerza expresiva como género musical.

En los productos orientados al consumo de masas la intención es ofrecer un producto que tenga una aceptación probada y con grandes posibilidades de provocar una gran demanda. Sucede con muchísimos productos de consumo —mal que le pese a los frikis— de la “cultura popular”. Por lo que podemos atrevernos a decir que su valor artístico es escaso pues no había una intención detrás de expresar ideas o conceptos nuevos, dedicándose a repetir los mismos discursos una y otra vez a fin de venderlo... ¡una vez más! ¿¡Alguien dijo Starwars!?

En su momento quizás los tuvo, aportando entonces conceptos únicos para a continuación ir perdiendo el grado de pureza de su planteamiento original. Lo que en su momento fue la seña de identidad y el cambio del paradigma —algo que funcionó—, se convierte hoy en recurrente, neutro, conservador y despersonalizado. Un afán de emular más que de innovar, tratando de explorar nuevas ideas y formas de expresión.

En lo que al rol se refiere como vehículo de expresión, y volviendo al origen de cuanto hablábamos, ya he comentado que si en el ejercicio del juego hay una intención expresiva de transmitir ideas, emociones y conceptos, entonces en el rol —al igual que en la narrativa— se produce el hecho artístico. Podemos expresar tantas cosas como conceptos formen parte de la naturaleza humana pero: ¿es el rol el vehículo adecuado como forma de expresión?

Para meditar sobre ello tenemos que ser conscientes de que el arte coexiste a diferentes niveles. El hecho artístico en la narración se da tanto en el contenido de lo narrado (fondo) como en la forma de llevar a cabo la narración (forma). En los juegos de rol se complica más aún pues es un ejercicio compartido por varios individuos lo que, además de enriquecerlo, lo lleva a través de sucesivas capas a un ejercicio de creatividad colectiva que, en mi opinión, es una de sus características más fascinantes. El hecho artístico aparece pues tanto en el material empleado como en el desarrollo del proceso lúdico mediante la búsqueda en grupo de una experiencia compartida, empleando para ello otras disciplinas artísticas: lenguaje, recursos visuales, sonoros, plásticos, narrativos, expresivos, etc.

Uno de los niveles de los que hablo es la ya vieja tendencia a confundir el grado de pericia en el desarrollo de una serie de técnicas de los recursos empleados como medios de expresión con el concepto que se pretende expresar. Herencia de la noción clásica donde la ejecución conllevaba talento y habilidad sólo adquirida a través del ejercicio. Algo que tiene más que ver con la artesanía y con el alcance de la maestría. Términos que confunden más que definen si algo es considerado dentro del terreno del arte o no. Como siempre, estamos nadando en un mar de subjetividades.

Así pues, hay que saber diferenciar el fondo de la forma. Podemos considerar artístico el método empleado, de acuerdo con las técnicas empleadas y el grado de maestría alcanzado, mientras que por otro lado, coexiste el proceso narrativo con lo que el ejercicio creativo del colectivo involucrado genera por sí mismo y que crea por medio del pacto que se establece en conjunto.

La vaca que en realidad no es más que una vaca

No se trata de si los medios son arte o de si no lo son, los medios tienen el potencial de comunicar expresión artística si hay una intención artística. Como “nuevas” formas de expresión pueden ser arte si hay una intención de que lo sean, igual que sucede con el videojuego, el cómic, la web y hasta la pedicura china al pintar motivos en las uñas. Deberíais ver los salones en Montreal, donde anónimas asiáticas con mascarilla te pintan si les da la gana hasta La Mona Lisa en las uñas de los pies... Pero, ¿qué posibilidades tiene de llegar a otros el pintar en las uñas de los pies...? Porque una cosa es el valor artístico de lo expresado y otra es si como vehículo de expresión son adecuados los medios elegidos para llegar o no a los demás.

En lo que respecta a su valor poco tengo yo que decir. Eso depende de cada uno y del valor que se le otorga a lo que se ha pretendido comunicar. El rol tiene más de narrativa dramática y literaria que de narrativa audiovisual pues se basa en la descripción y en los personajes. ¿Es el cuentacuentos profesional un artista? Sí si consigue expresar determinados conceptos tanto de sí mismo como de la propia obra, igual que un pianista logra dotar a la pieza de un carácter individual que provoque una serie de emociones, incomparables a si esa misma pieza es tocada por otro. ¿Es diferente el narrador de rol al narrador de historias que vive del cuento?, no mucho. En mi opinión, creo que la experiencia del grupo en un juego de rol fundamenta algo mucho más interesante y enriquecedor que la narración hacia una audiencia pasiva.

En cuanto a si resulta un vehículo adecuado como medio de expresión eso queda dentro de la experiencia de cada grupo que participa en la experiencia y de sus posibles espectadores (que por lo general suelen ser más bien escasos). Este debería ser pues el tema de un nuevo debate —de haberlo— en el que desde ya me posiciono con la opinión de que el medio expresivo tiene tanto valor como valiosa sea la experiencia colectiva vivida entre el grupo de juego.

Para mí tiene un gran valor, pero es muy posible que como medio de expresión de masas resulte poco efectivo. Se deja pues más como una experiencia de tipo personal que queda dentro de los límites de cada uno y que permiten que el individuo crezca y se desarrolle de la misma manera que lo hace cuando lee un libro o escucha la narración de una historia.

La expresión del alma humana

Para terminar, me gustaría comentar algo que tengo muy claro desde hace ya mucho tiempo. Desde que el brillo en las miradas de mis jugadores, al dirigirles una partida, me hacían sentir que lo que estaban viviendo se trataba de una experiencia que podía ser tan hermosa como puede serlo cualquier otra vivencia a través de otras experiencias artísticas. Y es que, de acuerdo con la intención artística que se halla en el desarrollo de la experiencia de juego, y dejando aparte el contenido del propio material, en lo que se refiere al nivel de expresión que le otorgamos a la experiencia lúdica deberíamos preguntarnos: ¿En qué medida es importante el desarrollo de un trasfondo para los personajes?

Para contestar a esta pregunta me gustaría mencionar que en su libro titulado “El guión”, R. McKee nos comenta algo que ya había dicho en otros artículos anteriores acerca del poder que posee la experiencia del juego en lo que se refiere a llegar a conocer mejor a las personas; dice:

“La verdadera personalidad sólo se puede expresar por medio de las decisiones tomadas ante dilemas. Cómo elija actuar la persona en una situación de presión definirá quién es; cuanto mayor sea la presión, más verdadera y profunda será la decisión tomada por el personaje”.

Esto, que nos permite conocer a las personas mejor que de ninguna otra forma, es la única forma que tenemos, en la mayoría de las ocasiones, de salir del pozo de la rutina y experimentar con situaciones ficticias que nos harán vivir situaciones nuevas, difícilmente alcanzables en nuestra cotidianeidad. Por lo tanto, y para contestar a la pregunta anterior, pienso que es importante el desarrollo de un trasfondo para los personajes en la medida en la cual los jugadores y el director, de forma conjunta, pretendan dotar al juego de contenido dramático, y por medio de ese contenido, alcanzar la expresión.

Una expresión que, reflejando los conflictos que afectan a las criaturas, entre ellas a los seres humanos, llegan a nosotros transmitiendo una serie de conceptos que nos harán sentir emociones. Emociones que son producidas a través de la expresión; y la expresión —como ya he dicho— es ARTE. Todo pues es una cuestión del grado de expresividad que pretendamos darle a nuestro juego y del grado de compromiso que estemos dispuestos a mantener a fin de tratar de vivir diferentes experiencias.

Se empieza pues por lo común, y desde lo simple, paso a paso, se puede llegar casi siempre hasta lo extraordinario.


Edanna
28 de octubre de 2012

Edanna, sello personal

0.0/60votes
Voting statistics:
RatePercentageVotes
60%0
50%0
40%0
30%0
20%0
10%0
1

Año de otoño

“Rol” Integrated Life: decoded (3.0)

Con la llegada del otoño cambian algunas cosas, unas que quedan atrás y otras que van llegando. En el panorama del rol español no es diferente. Han sucedido últimamente algunos hechos que, siendo amable, podría catalogar como sorprendentes; entre ellos, los efectos de la desafortunada riada en la localidad de Lorca sobre la que tanta gente está mostrando su apoyo.

Pero hay muchas, muchas otras, imposibles de enumerar aquí, que laten ahí fuera, en alguna parte, formando la cotidianeidad.  Si de rol se trata, en Red de Rol es donde nos hacemos, la mayoría, una idea global. Una idea que viene formada a través de un todo imposible de abarcar. Hay tanta, tantísima información, que es apabullante.

CapricornioEs entonces cuando soy consciente de que, en realidad, no tengo ni idea de nada y que de muchos de estos temas, mis conocimientos sólo vienen construidos a través de impresiones. Por eso tiendo a centrarme en mis textos, crear mis cuentos y poco más; porque hablar, ya se habla bastante; y una norma fundamental para escribir es que hay que saber de lo que se escribe ―o de lo que se habla―.

Por otro lado, día tras día, desde esta parte del mundo sólo leo un montón de cosas sobre gente que en estos momentos sufre muchísimo en España. Ya sea por esto o por aquello, de alguna forma, también lo han perdido todo. Para ellos no hay ni ayudas ni palabras de consuelo, para muchos otros no existe ni siquiera la esperanza.

A mí todo esto, que debería de considerar lejano, sigo sintiendo que me afecta de alguna manera. Y es que, por mucho que se deje atrás la tierra siempre queda algo extraño, difícil de explicar, que te acompaña allí donde vayas. Una cercanía psicológica a todo lo que una vez formó parte de tu propio mundo. Te aseguro que el que yo diga esto es lo más sorprendente de todo.
Nada que ningún profesional de la psicología no encuentre rutinario.

Puede que sea el otoño y un pedacito de culpa lo tenga la luna, puede que sea la cercanía de un invierno que aquí es tan gélido que detiene incluso tus pensamientos; un invierno que este año ya, supongo, no conoceré pues pronto volveré a Europa. Puede que sea también por todo lo que aún está esperando ser descrito y que aún no ha sido soñado; no lo sé.

Nosotros, todos, seguimos soñando, pero la realidad vuelve a superar a la ficción hasta en los detalles más ínfimos; sueños, siempre, inspirados en la realidad.
Muchos dicen que el consumo de medios y productos de ficción, entre ellos todo este hobby, no es más que un deseo de escapar de la realidad. A mí este argumento siempre me ha hecho gracia pues, por una parte, me recuerda lo necios que pueden llegar a ser los seres humanos; por otro, tengo el convencimiento de que sucede todo lo contrario: La fantasía, la fábula y la ficción son metáforas que nos permiten ver el mundo desde otra perspectiva; así, podemos llegar a entenderlo mucho mejor. El jugador sigue aprendiendo, tal y como hacía cuando era niño, a emular “roles” y situaciones ficticias, forzando la realidad, creando estados de “crisis” que los más avispados podrán aprovechar para observar, aprender y asimilar.

No he conocido nunca de mejor forma a nadie que a través de varias sesiones de juego. Allí he percibido sus manías, sus agudezas, sus miserias y todos, todos sus encantos. Por otro lado, todos estos medios son, literalmente, nuevas formas de expresión. Porque sí, somos muy capaces de expresarnos a través de sus mecanismos.

De manera contradictoria y como cabe esperar, los que han declarado que la ficción ―siendo cariñosos― no son más que fórmulas de evasión, se refugian a su vez en otros sistemas de evasión legitimados por la sociedad, como la TV y sus cochambrosos programas basura, o actividades sin ningún tipo de trascendencia como reunirse para comprar Taperwares. Bueno, ni siquiera este discurso es nuevo.

Yo sólo espero que podamos tener cada vez más el suficiente espíritu crítico como para conseguir demandar nuevos puntos de vista sobre el mundo, aceptar nuevos conceptos con más gentileza y estar más abiertos a todo lo que pueda surgir.

Mucha de esta realidad de ficción que compartimos sólo puede ser posible gracias al duro trabajo y a la constancia, como está demostrando tantísima gente sobre la que leo cada dos días. En otros casos, la realidad se impone y eso basta, como también ya hemos visto.

Sobre duro trabajo Alex Werden en su web, por ejemplo, nos pone en nuestro sitio acerca de algunas verdades acerca del mecenazgo. Entrada que considero de lo más interesante que he leído últimamente.

Por otra parte se avecinan novedades interesantes, aunque en el camino queden muchas atrás. Se reeditó el Harp, que adquirí recientemente, y para mi alegría viene un nuevo Rolemaster cuando todos pensaban que ya había dejado de registrarse actividad en su córtex cerebral, pese a la reedición en 2007 de su versión Classic. No, no le tengo ningún miedo a sus tablas, al contrario.

Un precioso nuevo Runequest vuelve a traerme recuerdos de viejos días de universidad. El FATE se consolida, sorprendiéndome una vez más y demostrando ser un sistema perfecto para Dyss Mítica con todos sus planteamientos que juegan con el tiempo y con los cambios. Una bella edición del viejo Cthulhu y sus módulos más emblemáticos acompañan a un Kovalic que nos cuenta un secreto que ya sospechábamos: “Hagas lo que hagas, mézclalo con Cthulhu: éxito asegurado”. (Reproducido al final).

Por otro lado, muchos ya andan afanados en buscarle todos los fallos posibles a la nueva edición de D&D que se aproxima. Una edición en donde esta vez, al menos en su planteamiento base, no se quieren y no se pueden equivocar. Veo una clara intención de construir unos sólidos cimientos sobre el que volver a reconstruir ese ya viejo edificio de beneficios conocido por todos y en donde muchos de nosotros jugamos; un equipo donde muchos de sus jugadores se habían pasado al otro lado del campo llevando los colores de Pathfinder.

Algunos se extrañan de toda esta calma para sacarlo. Bien, existe un dicho griego que dice algo así como: “Grandes barcos forman grandes olas a su paso”. Wizard es capaz de crear, aún hoy, un efecto mariposa, y de los videojuegos ya se ha aprendido que el personal se puede tirar esperando años mientras se teje una intrincada red de fandom a su alrededor. Mientras tanto, ofrece sus viejos tesoros a un más que formado nuevo nicho de mercado que demanda productos de viejas ediciones. Una nueva necesidad de consumo que se ha ido gestando en los últimos años gracias al resurgir de la vieja escuela.

A su vez, siento como este extraño sistema computacional ha encontrado su máximo punto de equilibrio en el mundo de los retroclones, que ya alcanzaron, pienso yo, su nivel máximo de expresión y cuyo mensaje implícito ya ha sido emitido, comenzado pues su retroceso hasta que todo el polvo que levantaron vuelva a depositarse dulcemente sobre los silenciosos pasillos de todos sus viejos dungeons.
Nunca ninguna afición antes convirtió un lugar de horror en un espacio impregnado de tanto romanticismo.

Reconozco que al principio tardé en entender que, más que nostalgia, el movimiento “Old School” se trata más bien de una REIVINDICACIÓN. Un deseo de volver a una forma, a un sistema, a un concepto y hasta a un imaginario que se parece más a aquella sensación original que a muchos de nosotros y nosotras, al asimilarlo, nos maravilló.

Eso mismo que construyó los cimientos de toda una afición y que tiene mucho que ver con ese comentario que hizo Picasso una vez acerca de las pinturas rupestres, y que decía algo así como: “Nunca el arte se utilizó en su expresión más pura; desde entonces, todo ha ido cuesta abajo”.
Bien, el mensaje fue escuchado y la reivindicación ha dado fruto. Ya está hecho; los convencieron; ahora la compañía promete la nueva nave espacial que nos ha de llevar de una vez por todas a las colonias del espacio exterior, o sea, D&D next.

Ante las diferencias del estilo de cada uno se dispone de la ya vieja idea de “modularidad”, una idea vestida otra vez de nueva; y al que lo quiere simple: ahí tienes; al que no: “Mira todas estas preciosas cuentas de colores que vamos a traer para ti…”. Todos contentos y Dios en la casa de ninguno.

Yo, pese a los más pesimistas, veo un avance significativo. Y por mucho que digan, lo que suceda al nivel del padre de los juegos de rol afectará a todos los demás. Tengo la seguridad de que va a ser un juego interesante que traerá lo mejor de todas las épocas. O al menos, en un grado bastante importante.

HadasTras un poco de todo esto hay muchas cosas más; algunas las conozco, muchas otras no, de otras suspiro en la soledad de mi silencio.

Una vez me invitaron a participar en la revista ArcanoXIII, revista que respeto muchísimo junto con la web de Archiroleros; ahora me lamento de no haber tenido la fuerza necesaria en aquel momento para ponerme con ello, saliendo de un marzo que se me había envenenado en sangre y mente y que, de forma inaudita, volvió a repetirse en marzo del año siguiente.
Por lo que he visto hasta ahora, mis marzos han estado malditos.

Pero de esto lo mejor de todo, como ya comenté en la entrada que hice sobre la riada en Lorca, es que deberíamos recordar siempre que muchas cosas forman parte de nuestro propio "viaje del héroe" personal; un viaje del que podemos volver, renovados, con el elixir que pueda traer a nuestro alrededor, y a nosotros mismos, todo aquello que siempre hemos estado buscando en el fondo de nuestro corazón.
Si nuestra afición consiste en vivir y sentir como héroes, tomemos pues lo mejor de todo ello.

Por ahora me contento, antes de regresar a España, con observar cuanto viene y va a través de la red. La única ventana al mundo que me puedo permitir mientras todos los árboles a mi alrededor comienzan a vestirse para la noche más larga.

***

En la web de Dyss Mítica he ido incluyendo las últimas semanas los textos acerca de todos los Poderes, que espero terminar pronto, y los diferentes contenidos de los apartados que van en este capítulo.

Con esto llego al ecuador de esta obra, que espero vea la luz el año próximo junto con una serie de relatos de los que ya hablaré más adelante. También está pendiente el dichoso módulo del que ya me avergüenza hablar pero que saldrá, eso por descontado, junto con otros que están aguardando y que ya tengo listos para mis jugadores. Hace tiempo que me he centrado en el playtesting de la próxima edición de D&D junto con otras cosas que han de venir.

Sólo puedo decir que estoy trabajando y un montón, eso es lo que importa en realidad. Espero que a algunos les guste y lo encuentren útil. Si es así, estupendo; si no, al menos mi grupo de juego disfrutará con ello, eso lo sé con seguridad.
Después…, ya veremos.

Imagino que seguiré soñando con encontrar el claro sendero que, de una vez por todas, nos conduzca a todos hasta las fuentes de Lavondyss. Si algún día algo así llega a suceder, te prometo que te lo contaré en Lavondyss: "Regiones Míticas".

Edanna
2 de octubre

 

Chulhu Bacon

 

 

0.0/60votes
Voting statistics:
RatePercentageVotes
60%0
50%0
40%0
30%0
20%0
10%0
1

Un tapiz mágico de siete años

Dyss, sello general

Pues tal y como decíamos ayer..., llegó el momento de continuar con mis trabajos en Dyss Mítica, además de proseguir con un ritmo constante en cuanto a otros textos.
Al fin los días han querido darme el soporte y la ayuda necesaria para poder centrarme en algo de lo que ya hacía tiempo perseguía: dedicarme a terminar la primera fase de todo lo que supone Dyss Mítica, dándole prioridad sobre todo lo demás. Así pues, estas dos próximas semanas habrá mucho contenido nuevo.
También tengo la suerte de que existen personas a mi alrededor que me apoyan y que desean que me centre en todo esto. Por ello, creo que pienso coger los regalos que me trae la marea de la fortuna esta vez sin vacilaciones y sin pestañear.

Parece mentira lo difícil que resulta a veces ponerse con determinados proyectos. A mí me ha pasado con muchas cosas al cruzarse muchas otras por el camino constantemente. No te puedes imaginar la de cosas que me han pasado en estos últimos tres meses, entre ellas un cambio de residencia. Pero a veces hasta en la vida real también suceden cosas que de tan inexplicables parecen mágicas, y que me hacen ser consciente una vez más del realismo mágico; un estilo que he ido adoptando de forma progresiva a lo largo del tiempo. Los textos que he ido poniendo en Lavondyss en los últimos tiempos son una prueba de ello. Aunque leyendo mis viejos textos me doy cuenta de que es algo que he hecho desde siempre, lo que no deja de ser algo irónico.

Lonely autummY con todo esto, Lavondyss cumple nada más y nada menos que 7 largos años. Me parece increíble haber llegado hasta aquí y no puedo evitar sentir que se trata de un hijo que ha cumplido una cierta mayoría de edad. La mayoría de edad de los gatos, como yo suelo pensar.

En todo ese tiempo la red ha cambiado mucho. Lo que yo comencé haciendo en Lavondyss ahora se hace en las redes sociales y los blogs han vuelto a ser lo que su concepto original prescribía de forma general. He de admitir que me gusta más como el orden natural ha hecho que los usos y costumbres en la red maduren, dejando en las redes sociales el espacio para darse a conocer, expandiendo lo que en el blog resulta más limitado al difundir de forma más eficaz aquellos trabajos que, si están bien planteados, cobran vida por sí mismos si se desarrollan mediante un poco de dedicación. Se aprecia pues una madurez que, si se emplea bien, tiene muchísimas posibilidades.

La red tenía que madurar y lo ha hecho. Ser testigo del proceso ha sido muy interesante, por no decir que fascinante. ¿Por qué digo esto? Bien, piensa que yo empecé en esto con un módem acústico de 300 baudios..., donde érase que se era en un remoto país, una red llamada Fidonet que...

Del concepto de Dyss Mítica a lo largo de estos últimos tres meses han surgido otros proyectos muy interesantes, así, como por arte de magia. Por ejemplo, surgió una novela por sí sola de la que, trabajando en ella,  ya he cruzado el ecuador y que planeo publicar.
Bien, en realidad, aunque parezca contradecirme, éste era el planteamiento original pues si quiero escribir historias sobre un mundo fantástico antes tengo que definirlo. Lo que pretendo decir es que a través de ese trabajo de descripción surgen ideas y más ideas, lo que puede resultar un consejo interesante si tu intención es inventar historias en tu propio mundo de ficción, tanto si es para el rol como si es para dedicarte a la alta cocina creativa.

He querido posponer pues el sacar aventuras, centrándome en mis relatos y la novela, pues ni corre prisa ni es el mejor momento para ello. Mi intención es enfocarme sobre estas cosas y aprovechar el estímulo que supondrá la llegada de la 5ª edición de Dungeons & Dragons. Pese a que existe mucha reticencia, yo tengo el convencimiento de que será un nuevo empuje para el juego y para su comunidad de jugadores. Después está el asunto de traducirlo al Inglés, y puede que al Francés...
Por otra parte, un amigo muy querido me ha hablado de un posible videojuego situado en este mundo mítico, cuyas características permiten profundizar en determinadas cuestiones, y con unos planteamientos muy interesantes. La verdad es que la idea me parece apasionante.

Tras la primavera y con el periodo estival yo ahora vivo entre viejas granjas y extensas praderas habiendo abandonado el bosque de las hermosas tierras de Laurentides para situarme a orillas del río Otawa, en Ontario, que de tan ancho apenas se vislumbra la otra orilla. Un precioso rincón del mundo que a veces parece sacado de viejas láminas pintadas o de los clásicos cuadros de salón. Dama escribiendo a mano

Existen aquí  granjas con altos silos de grano, largos caminos que cruzan los campos interminables y pequeños pantalanes de madera para amarrar los botes en multitud de lagunas y charcas idílicas en donde puedes disfrutar de la tarde pescando. Existen viejas norias que se mueven mediante el flujo del agua de los arrollos y campos alfombrados de hierba, cuajados de flores, que se extienden hasta el horizonte. Aquí parece que el mundo se haya detenido y que nadie desee saber nada de lo que sucede más allá de la línea de árboles en la lejanía.
Un lugar muy especial y que espero puedas visitar algún día.

Pero lo que más me sorprende es que, cuando miro atrás y soy consciente de lo difícil que han sido en mi vida estos últimos cuatro años, me asombro de cómo he podido llegar hasta aquí y de lo importante que ha sido el usar la escritura y la imaginación, refugiándome a veces, es cierto, en el mundo fantástico que surge del proceso creativo. Un proceso que lejos de convertirse en una evasión y una negación de la realidad  —momento en el que se convierte en un problema—, constituye una actividad que puede llegar a ser uno de los placeres más grandes que jamás he experimentado, y que si se comparte es doblemente gratificante.

Por ello eres tú quién en realidad le da la otra mitad del sentido a Lavondyss al haber estado y al estar siempre ahí, al otro lado, viajando junto a mí por todas las regiones míticas del ser humano que, juntos, hemos compartido a lo largo de estos años. Te pido disculpas si ha sido un viaje algo caótico en algunas ocasiones, debido especialmente a cierta inconstancia por mi parte y al fuerte sentido simbólico de mis escritos, pues eso ya sé que forma parte de mí.

Te doy las gracias también por ser capaz de dejarte llevar y de querer compartir el mundo mágico que surge de la fuerza creativa del mundo, verdadera y auténtica magia —a mi juicio— que existe a nuestro alrededor; y que si se lo debe todo a algo o alguien no es más que a alguien como tú pues, eres sólo tú quién hace reales todas nuestras Regiones Míticas.

Edanna
27 de julio de 2012

0.0/60votes
Voting statistics:
RatePercentageVotes
60%0
50%0
40%0
30%0
20%0
10%0