Username:

Password:

Fargot Password? / Help

Tag: calendario

1

Del los meses y las estaciones

Si tres novenas forman un mes, trece meses forman un año que algunos, por cierto, también denominan, “Canciones”. Y como cada estación dura un año, en Dyss a cada año se le conoce como un año- estación, o de forma más generalizada como “una estación”.

Como este es un mundo de muchos nombres, un rasgo que lo define, te sugiero que adoptes los que prefieras y que tu memoria pueda soportar.

A su vez, si los días de la novena están dedicados a los diferentes astros mayores y a los errantes en Dyss, más un día a la tierra, los meses en cambio están dedicados a sus guardianes, entidades que protegen a la tierra y los cielos mediante su dedicación constante. Tales poderes deambulan por el mundo, generalmente con una forma física, siendo susceptibles de sentir las penalidades de la vida igual que el resto de las criaturas.

A los trece meses, o estrofas, de cada estación se los conoce como:

Mes de “Kalessin”, El dragón de bronce y padre del mundo. Al primer mes se lo denomina: “Kaleth”.

Mes de “Uro”, padre y guardián de los titanes y todas las criaturas gigantescas. Uro, “el que huye” es reverenciado por muchas criaturas que han existido en Dyss desde sus primeros días. Al segundo mes se lo conoce como: “Urith”.

Mes de “Malina”. Joven madre de todas las plantas y de las pequeñas criaturas. Este mes es conocido como: “Maeth”.

Mes de “Annigan”, conocida como, “La Jagath”, por lo que al mes se le conoce con ese mismo nombre, es decir, “Jagath”. Annigan es la matriarca o “La Matrona”; anciana protectora de las razas humanas y medio humanas.

Mes de “Danann”. De nuevo un homenaje a una de las protectoras más reverenciadas en Dyss, especialmente por todas las razas élficas del viejo pueblo. A su mes se le denomina: “Danaidh”.

6º Mes de “Androval”, el errante. El mensajero eremita recibe en su honor el mes con su mismo nombre.

Mes del “Duelo”.  El séptimo mes es un momento de temor pues en su segunda novena, justo en la mitad de los días, sobreviene “El día del Luto”, que ya he explicado. Por su relación con el profeta “Idrys”, y de manera más dramática con los sucesos ocurridos al príncipe “Yul”, en su nombre a este mes se lo comenzó a denominar el mes de “Yul”.

Mes de “Edith”. La que protege el conocimiento, el saber y los misterios recibe, con su mismo nombre, el honor de la octava estrofa.

Mes de “Dierdrath”, el delirio. También conocida como: Dierdre, “El Carnero”. Es la madre guardiana y protectora de las hadas del viejo pueblo. Duendes, hadas, faunos y razas trasgoides de la corte oscura le deben también el honor de ser su protectora. Por ello el mes recibe el nombre de la guardiana más imprevisible.

10º Mes de “Morthid”. El pájaro Grifo, madre del mundo. En su abrazo junto a Kalessin forjó el transcurrir del tiempo. Por ello el décimo mes recibe el nombre de: “Moriath”. Muchos creen que protege a las razas infernales y a muchas otras criaturas del mundo que no encuentran la paz sin la violencia.

11º Al Mes de “Eilan” también se lo conoce como, “la estrofa celeste”, y su nombre significa: “Aquella que traiciona a los suyos para salvarlos”. Eilan es la guardiana de las aves y de todas las criaturas del cielo y no hay que confundirla con “Ruadh”, el cuervo.

12º Mes de “Rhiathan”. El decimosegundo mes es el del cambio, de la magia y el de aquellos que hablan con los espíritus. El mes del chamán dedica su nombre a su protectora.

13º El decimotercero y último es el mes de “Môrndum” y su nombre es uno entre muchos. La dispensadora de la muerte, y aquella que cruza contigo las puertas del abismo, recibe en su honor la última estrofa de cada estación.

Así, los poderes guardianes (o centinelas) más importantes reciben una estrofa en su nombre durante cada estación exceptuando el mes del “Duelo”, que se dedica a la memoria de un mortal.
Por tanto, y con el objetivo de hacer un resumen, sabemos ya que cada estación tiene 13 estrofas que se denominan:

1º         Kaleth
2º         Urith
3º         Maeth
4º         Jagath
5º         Danaidh
6º         Androval
7º         Yul
8º         Edith
9º         Dierdrath
10º        Moriath
11º        Eilan
12º        Rhiathan
13º        Môrndum

Como es obvio, cada estación transcurre con sus propias características, ya sea de invierno, de verano, de otoño o de primavera, por lo que cada estrofa, o mes de la estación, recibe cuatro estados o “formas” diferentes. Es decir, hablamos de un mes de Eilan de primavera, o de un mes de Yul de invierno o de verano, y ambos meses tendrán las características propias de su estación y puede que también el de algunas de las características, o rasgos, de los guardianes a los que han sido dedicados. Pero esto no sucede siempre y depende del poder guardián.

Pero a este tipo de cosas es mejor dedicarles su propio capítulo.

Las “formas” pues determinan ciertas características de cada mes dependiendo de la estación y, en parte, de las acciones de sus guardianes. Como hay cuatro estaciones, hay una rotación de 4 años en los cuales cada mes adquiere una de las cuatro formas. A una rotación completa, esto es, al transcurso de las cuatro estaciones se le denomina, un ciclo. También conocido por muchos como una crónica.

Y así, ciclo por ciclo, a través de las sucesivas crónicas, avanza el ritmo del tiempo. Para ver como se ordena éste a través de sus edades, sólo tienes que seguir leyendo.

0.0/60votes
Voting statistics:
RatePercentageVotes
60%0
50%0
40%0
30%0
20%0
10%0
1

Del juego de tus días

De los días de la semana

Así pues, si una jornada, o verso, tiene trece partes; una semana se lleva consigo nueve jornadas formando una “novena”. Tres novenas forman lo que también se conoce como una “estrofa”, o sea, un mes.

¿Quieres que lo repita?

Un día tiene trece partes que hacen una jornada.

Verso. Denominación de una jornada. Un día completo (con sus 13 partes).

Una novena: Una semana, constituida por 9 días o versos.

Una estrofa: Un mes, constituido por 3 novenas, o semanas.

Una canción: Un año-estación. Las estaciones duran un año en Dyss. Un año-estación está constituido por 13 meses (o estrofas).

Una crónica o ciclo: Cuatro estaciones conforman una crónica o ciclo.

Por tanto, y como ya he repetido unas cuantas veces, una semana está constituida por 9 días. Ocho de estas jornadas se encuentran dedicadas a uno de los astros mayores de la bóveda celeste, estrellas errantes que cruzan los cielos cada jornada; más un día dedicado a la tierra, concretamente el noveno.

Pero esta referencia a la tierra se hace con matices pues, ya que el culto a la tierra está prohibido en Dyss, el día de la tierra es más una atención que un día de ceremonia religiosa. Detalles que se explican mejor en el capítulo dedicado a los poderes en Dyss.

Pasemos pues a detallar las nueve jornadas que forman una novena, o semana:

1º. Primer día, de Irina. El día dorado es denominado: “Irinnen”.

2ª Segundo día, del Cazador. El día dedicado a Grimbal “El Cazador”, se denomina: “Gillean”en casi todos los territorios. Puesto que ese día Grimbal sale a cazar, ninguna criatura puede dar muerte a una presa con intenciones de darle caza durante toda la jornada.

3º Tercer día, de Inanna. El día de la luna roja es conocido como: “Inuannan”.

4º Cuarto día, del Lobo. El cuarto día dedicado al lobo “Brenn” se denomina: “Brennan”.

5º Quinto día, del Sol. La quinta jornada de la novena se dedica a “Lugh” el sol, y a su “Jareth”. Así pues se le conoce como: “Lughan”.

Un día de la segunda novena, en el mes del duelo, Lugh y su Jareth no asoman al crepúsculo y faltan a  su cita en el ocaso. A este suceso se le conoce como, “El Día del Luto”.

Y fue así porque, pese a la prohibición de rendirle culto a Dyss, los seres conscientes faltaron a la única norma que impuso el mundo sobre sus criaturas. En tiempos remotos, un mismo día de la semana, se oficiaron cultos y sacrificios en ofrenda a Dyss, al sol y a la tierra. Por faltar a la prohibición, ese día el mundo se sumió en tinieblas, faltando Lugh y el Jareth a su cita como cada amanecer, para recordarle a los seres que la habitan el haber faltado a su único compromiso.

6º Sexto día, del Cuervo. El día dedicado al Cuervo Ruadh, una estrella errante de extraño comportamiento, se denomina: “Ruadhan”.

7º Séptimo día, de la Doncella. Hay un día dedicado a la doncella Danna. Así pues su día es mejor conocido como: “Danaan”.

8º Octavo día, del Ciervo. Para el “Ciervo de Cullegh” está dedicado el octavo día, conocido como: “Curadhan”.

9º Noveno día, de la Tierra. En deferencia y respeto por la tierra, el noveno día es reservado al descanso de las fatigosas tareas de cada jornada, por ello a este día se le conoce como, “El día de Idrys”.

Sin embargo, y como ya se ha explicado, está prohibido rendir cualquier tipo de culto a Dyss. Esta prohibición se conoce como: “La prohibición de Idrys”.

Por tanto, para resumir, los nombres de los 9 versos de la novena son:

1- Irinnen.

2- Gillean.

3- Inuannan.

4- Brennan.

5- Lughan.

6- Ruadhan.

7- Dannan.

8- Curadhan.

9- Idrys.

Si tres novenas forman un mes o estrofa, cada uno de ellos dispone también de un nombre. Sus denominaciones las veremos en el próximo apartado. 

0.0/60votes
Voting statistics:
RatePercentageVotes
60%0
50%0
40%0
30%0
20%0
10%0
1

El paso del tiempo

El tiempo transcurre en Dyss..., como en cualquier otro lugar. Quizás con la diferencia de que éste no lo hace de manera tan impertérrita aquí como en otros sitios.

El tiempo tiene algo de libre albedrío y muchos creen que es capaz de tomar sus propias decisiones.

Sea esto cierto o no, es útil trazar pautas para organizarse en el transcurrir de los días. Saber cuándo es preciso sembrar o recoger la cosecha; salir a la mar con garantías de regresar encontrando provecho en medio de las aguas; iniciar un viaje con posibilidades de tener algún conocimiento de los días que han transcurrido, o bien, de los que faltan para poder volver al hogar... Resultan todos buenos ejemplos donde la cuenta del tiempo es conveniente.

También resulta ventajoso para ir un poco más allá de, aunque por lo general sea suficiente, organizar una reunión al alba o al caer el sol; despertarse cuando canta el gallo o comienzan a cantar los pájaros, o de reunirse cuando el sol está en lo más alto. Formas de mantener un control del tiempo que desde el principio de los días bastó para el transcurrir de lo cotidiano.

La utilidad de medir el paso del tiempo depende de las necesidades que tengamos de su propio uso y es un concepto que cambia con el desarrollo social y económico. El concepto de la puntualidad, de los horarios y de la hora fija señalada con rotundidad, son conceptos que aparecen cuando una sociedad crea una necesidad para ello. En el caso del mundo terrestre, o de “La Tierra”, esto se produjo tras nacer el concepto de la máquina y del obrero como fuerza de trabajo y de todo cuanto significa “La Revolución Industrial” a su alrededor. La necesidad de confinar a los trabajadores en torno a las máquinas y hacerlas funcionar, de tener una infraestructura de usos y de consumo de grandes cantidades de energía en torno a la producción y del desarrollo en serie, significó la forja de las cadenas del tiempo y de la servidumbre al reloj, única manera de llevar una agenda estricta enfocada a generar cuanto más mejor. Esto se contagió a todos los niveles de la sociedad y la vida enfocada al trabajo de producir todo lo posible generó que la puntualidad fuese considerada una “virtud”.
Una “virtud” que era conveniente, por lo que así se instruyó. Y así lo asimiló la consciencia colectiva.

Son por tanto éstos, conceptos que están más allá de un mundo que se contenta con la siembra y recogida de sus cosechas; que cuida del ganado llevándolo a pastar y guardándolo al atardecer; que produce de forma artesanal con el fin de abastecer a nivel local y, en casos muy concretos, que produce a un nivel regional de pequeña escala.

Por lo tanto, si aceptamos que muchas criaturas conscientes encuentran de utilidad un calendario, a continuación te muestro cómo se enseña a medir el tiempo en Dyss y así es como lo aprenden sus habitantes.

 

De las horas

-Trece partes tiene un día. Trece partes dividen la jornada. Cada parte es un término para un mundo al que le agrada cuanto hay de poético y de misterioso en cada momento. La jornada completa de trece partes forma un día que en Dyss se denomina, “Verso”.

Cada una de las trece partes equivale a algo menos de dos horas “Terrestres”. Cada parte recibe un nombre. Puesto que la utilidad de un calendario obedece a las necesidades de sus usuarios, es en los momentos de luz diurna cuando las cuentas son más precisas.

Así pues, de las horas, son sus nombres:

 

1ª. Madrugada: Hora Primera. También llamada “La Deshecha” o “Incompleta”.

-Alrededor de las 3 de la madrugada de la cuenta “Terrestre”.

 

2ª. Vespertilio o Vísperas: Hora segunda y llamada, “la hora de las vacas”, por razones obvias... O no tan obvias parece..., ¡es cuando hay que ordeñar!

-Se corresponde con las 5 ó 6 de la mañana de la cuenta “Terrestre”.

 

3ª. Prudente / Decente: Hora tercera o llamada irónicamente “Primera”, por el labriego, que es cuando se levanta. Aunque en general todo el mundo la llama: “La Decente”. También, la del "labriego”.

-Se corresponde con las 7 u 8 de la mañana de la cuenta “Terrestre”.

 

4ª. Cuarta: Hora cuarta, aunque en contradicción algunos la llaman: “Segunda”, algo despectivamente. Esto es así porque es la hora, por lo general, en la que comienzan la faena los artesanos, o “segundos” en comenzar el trabajo. A la gente le encantan estas cosas...

-Se corresponde con las 9 ó 10 de la mañana de la cuenta “Terrestre”.

 

5ª. Reina: La hora quinta es “Una Reina”. Todo cuanto se haya hecho hasta aquí habrá valido la pena, según la sabiduría popular. En realidad debería denominarse “La hora del Rey” que es cuando los reyes se toman un tentempié. Pero ya se sabe lo que pasa, y quien manda no suele ser el de bigote más fino sino la de la falda mejor recogida.

Muchos, de forma petulante, la llaman con cualquier apelativo que corresponda a un alto cargo, así también es la hora del procurador, del noble, del rico, del escriba, etc.

-Se corresponde con las 11 ó 12 de la mañana de la cuenta “Terrestre”.

 

6ª. Dyss Sexta: o “Rima sexta” la denominan algunos. La hora sexta es a la tierra, al mundo y a la bóveda celeste. Marca la mitad del día y en este momento se dejan todas las labores para dedicarse a uno mismo y al descanso. Pese a que en Dyss rendir culto al mundo es una prohibición generalizada, muchos no pueden evitar pensar que es el momento de honrarla y de dedicarle un pensamiento con alguna petición o plegaria.

-Se corresponde con la 1 ó 2 de la tarde de la cuenta “Terrestre”.

 

7ª. Cautiva: Hora séptima. Dicen que se llama así porque es el momento de reanudar el trabajo, siendo pues “cautivos” de un momento del día que nos vuelve a llevar consigo.

-Se corresponde con las 3 ó 4 de la tarde de la cuenta “Terrestre”.

 

8ª. Serena: La hora octava del día, o “Rima octava”, la llaman algunos. Dicen que como a esta hora se está cansado de una larga jornada, a este momento del día se le conoce por su tranquilidad, su lentitud y su parsimonia, habiéndose ganado el apelativo de: “La hora de los caracoles” o “Perezosa”.

-Se corresponde con las 5 ó 6 de la tarde de la cuenta “Terrestre”.

 

9ª. Plácida: La hora novena o “Novena rima” por algunos, y  por cuyo nombre se puede desprender que es cuando generalmente se dan por terminadas las tareas del día.

-Se corresponde con las 7 u 8  de la tarde de la cuenta “Terrestre”.

 

10ª. Décima: La hora décima y a veces también, “La rima décima”, también llamada: “La Última”, aunque no lo sea realmente. Marca el fin de la jornada y el momento de marcharse a casa.

-Se corresponde con las 9 ó 10 de la tarde de la cuenta “Terrestre”.

 

11ª. Tardía: La undécima hora. Momento de estar en casa y atrancar bien puertas y ventanas. A esta hora, es tarde, y eso basta.

-Se corresponde con las 10 u 11 de la noche de la cuenta “Terrestre”.

 

12ª. Remota: Duodécima hora. También se la conoce como “Lejana”, pues es un término que expresa que está ya la noche avanzada y es imprudente andar en estos momentos por el exterior. Todo siempre desde el punto de vista de los campesinos y gentes honradas..., y no tan “honradas”.

-Se corresponde con las 12 de la noche de la cuenta “Terrestre”.

 

13ª. Ignota: Décimo tercera hora o “La hora trece, como la denominan los eruditos. “La Ignota” es un momento a tener muy en cuenta pues es cuando suceden los hechos más extraños, “o naturales” según se mire, del mundo. Es la hora mágica, delicada, especial e imprevisible; momento en el que suceden muchos cambios en Dyss.

En la hora Ignota no debe andarse por ahí, fuera de casa, y no se debe hacer nada según las costumbres populares de muchas regiones, aunque esto varía según los lugares.

-Se corresponde con la 1 ó 2 de la madrugada de la cuenta “Terrestre”.

 

Así, con el transcurso de las horas a lo largo del día, no hemos hecho más que empezar pues recuerda que:

-Trece partes tiene una jornada, esas partes son las horas del día.

-El día, o jornada, se denomina: “Verso”.

 

Por tanto, “nueve versos” forman una semana o “Novena”, como veremos..., en el próximo apartado.

0.0/60votes
Voting statistics:
RatePercentageVotes
60%0
50%0
40%0
30%0
20%0
10%0