Username:

Password:

Fargot Password? / Help

Tag: prosa

5

Una nueva Lavondyss

Ramas, pensamientos de Edanna. Lavondyss, regiones míticasFinalmente lo hice.

Una nueva Lavondyss renovada, actualizada y adaptada a las nuevas funciones de los sistemas de gestión de contenidos.

Hay que ver cómo han avanzado en 5 ó 6 años, y yo con tanto por aprender..., como siempre.

He pasado los últimos días en este sótano, sin salir apenas ni ver la luz del sol para terminar toda la plantilla. Siempre he sido de la opinión, de que es bueno obsesionarse un poquito con las pasiones; hace que salga lo mejor de cada uno.

Me gustaría recordar el día que destruí la vieja estructura, y en tres días levanté la nueva, casi una alegoría al templo de Israel. Aunque las ideas que rondan tras este blog son mucho más antiguas.

A ti esto no te va ni te viene demasiado, pero claro, de eso se trata, esto es un blog. Es mi blog y eso lo hace especial. Aún le quedan cosas por pulir, techos que tapar y puertas que arreglar, pero ya se puede decir que la página está lista para empezar a amueblarla.

No recuerdo el día, la última vez, que activé el viejo blog y comencé a escribir alguno de mis tormentos. Sé que fue en junio, poco más. No, no basta con mirar la fecha del primer post. Las fechas se alteraron, se perdieron, se hicieron polvo... Recuerdo haber perdido todo Lavondyss dos veces, ¡y de recuperarlo!

Éste trataré de recordarlo. Un 30 de enero. Un año extraño, el 2011... Se suponía que a estas alturas las enfermedades estarían erradicadas y ya nadie tendería la ropa en un tendedero, un robot muy aparatoso y ruidoso tenía que hacerlo. ¡Uf! Me da que todo esto va a seguir así mucho tiempo. ¡También deberíamos estar ya en Marte! Y sudamérica o china serían los nuevos centros de desarrollo y “zonas calientes”, bueno, no nos hemos equivocado demasiado en eso.

Hoy ha nevado un poco. Un día nada frío, sólo cero grados centígrados. Lo ideal para pasear al perro. La temperatura es importante, ya veremos más adelante el por qué.

Muchas cosas, y lo que más amo en este mundo, se quedaron en Europa, yo emigré... España, queda tan lejos... Han pasado muchas, muchas cosas. Pero de eso ya hablaremos...

Ahora, me gustaría darte la bienvenida. Aquí muchas veces se puede pasar un rato agradable. Se habla de mitología, de mitos, de juegos de rol, a veces de videojuegos, de arte, de tecnología, de simbolismo, de cultura popular... Ahora lo llaman, cosas “frikis”, y del término se abusa de tal manera que ese será un buen tema para mi próximo libro. Aquí siempre he hablado de todo esto, el archivo es testigo de ello.

Muchas otras cosas están por venir. Una cosa te prometo, Lavondyss tiene algo que la hace "especial". Yo al menos lo creo así, pero desde luego, tú eres quien tiene la última palabra.

Espero que disfrutes de este nuevo o “Nueva Lavondyss” tanto como yo he disfrutado y disfruto creándola. Si eres un huésped ya conocido, no te imaginas lo feliz que me siento de volverte a encontrar. Si eres nuevo, te doy mi bienvenida más cordial y te invito a tomar asiento...

...Que empezamos.

Edanna. 30 de enero de 2011

 

6.0/62votes
Voting statistics:
RatePercentageVotes
6100%2
50%0
40%0
30%0
20%0
10%0
2

Carta de Don Gregorio.

Carta de D. Gregorio. (La lengua de las mariposas).

Querido amigo:

Tuviste suerte al marcharte a Buenos Aires. A mí, ya me llevan a matar. Muy magullado, pero más por las palabras que por las pedradas. Especialmente por las de todos aquellos que más quise.

Las palabras son como los gusanos de seda, envueltos en capullos que florecen cuando llega la primavera del terror y los dramas, explotando al fin con todo el colorido que muestra las cosas verdaderas, impulsadas por esa lengua enrollada como la cuerda de un reloj. La fuerza del miedo, o de la cobardía, es el motor de todo esto que nos sucede. Esta verdad hace que me sienta morir ya en amargura.

Sólo puedo decirte lo que siempre te he dicho y he dicho a su vez a todos; que seas libre, que pienses por ti mismo. Porque cuando te lo han quitado todo siempre quedará lo único que no pueden llevarse, tu dignidad.

Así pues, guarda bien la tuya, la que posees, y ayuda a los demás a ganarse la suya, pues dentro de toda esta locura de iniquidad que no cesa, aún sabemos que sólo la dignidad que otorga el saber permitirá al hombre evitar, en algún futuro no muy lejano, que termine por convertirse en un monstruo definitivamente.

Cuida de ti y de los tuyos.

Tuyo siempre

D. Gregorio

0.0/60votes
Voting statistics:
RatePercentageVotes
60%0
50%0
40%0
30%0
20%0
10%0
1

Luces y reflejos

Existe una joven dama a la que le gusta coser bajo la luz de un enorme ventanal, todas aquellas labores que por hacerse, protestan desde ese lugar que en alguna parte reclama por su momento.  Cuando ella se entrega a su tarea con el sol de la media tarde, entre punte y despunte, las cristaleras de su balcón se visten de ella. Corren abajo los niños entre las piedras de la calle, y demás transeúntes, yendo o viniendo y ocasionalmente, deteniéndose a charlar.

DamaLos rayos recorren a esta hora las fachada dorando unas paredes ya de por sí teñidas como el trigo, enviando reflejos a las onduladas cristaleras. Hay en este aire húmedo remembranza de cosas buenas, y de otras mejores que están por llegar.

Hay carros en la calle que cuando pasan llaman su atención. Caballos portando algún mozo de buen ver y mejor talle, bolsa estupenda y recomendaciones para llenar zurrones de los de una arroba. Si no es hoy, será mañana, parece que piensa ella. Algún día todo él estará por llegar.

Todo esto le pareció ella a Pedro cuando la contempló por vez primera. Pedro, que tiene la suerte de ser bachiller por mediación de su tío más viejo; Pedro, que vive cerca de la ermita y el molino, y cuyo padre se dedica a tapar los agujeros de las cacerolas con un trasto que previamente calienta al fuego.  A su lado, siempre a su lado, su buen amigo Dimas; como siempre.  Juntos vienen mucho por aquí últimamente a la salida del instituto, expresamente por esta calle, paseando entre adoquines. A Pedro y Dimas les pica la curiosidad, y desde hace semanas dirigen sus pasos hacia la gran casa bajo cuyo balcón acristalado, una joven muchacha se sienta a coser, intrigados por saber algo más acerca de ella.

Observando la ventana los dos muchachos contemplan a la chica en su labor, y a su alrededor les parece distinguir lenguas de fuego fulgurantes, oscilando enrojecidas. Hay algo familiar en los ojos de la chica, algo que recuerda a los tizones encendidos. Igualitos a los carbones donde el padre de Pedro calienta al rojo sus herramientas de trabajo.

A Pedro le extraña que nadie más sino ellos, reparen en aquella chica, ya toda una joven mujer, y que desde hace algún tiempo al caer el sol, se sienta junto a la ventana de aquella destartalada casa. Nunca la había visto antes, tan hermosa, entre paños e hilos de seda, teñidos todos ellos con colores que alegran el corazón.

Una tarde bajo la ventana, se atrevió a preguntarle -¿Es usted un fantasma?

Ella levantó los ojos de su labor, en sus pupilas se divisaban las llamaradas enrojecidas como de muchos tejados en llamas, levantando columnas de humo hacia las alturas.

-¿Te parezco yo a tí un espectro? Respondió con algo de burla en su voz.

Él no supo que decir, cruzó una mirada con Dimas y dubitativo, solo pudo replicar –No..., claro que no.

Pero no pudo decir mucho más pues, entre un pestañeo y el siguiente, la joven dama simplemente desapareció.

0.0/60votes
Voting statistics:
RatePercentageVotes
60%0
50%0
40%0
30%0
20%0
10%0
Pages:1234567