6

El mito poético

Mitología clásica, mito, poesía y lenguaje mágico.

La mitología clásica ha perdido últimamente tanto terreno en las escuelas y universidades que ya no se espera que una persona “culta” sepa quiénes pueden haber sido Orión, Ganímedes, Laocoonte o Antígona. El conocimiento actual se deriva principalmente de versiones de cuentos de hadas infantiles, y esto a primera vista no parece tener demasiada importancia, porque durante los dos últimos milenios los mitos han sido descartados por fantasías extrañas y quiméricas, un legado embaucador de la infancia de la cultura griega. La Iglesia, en un acto de suprema dicotomía para consigo misma, menosprecia los mitos para destacar la mayor importancia espiritual de la Biblia. Dicha colección de relatos locales semitas se debe, no obstante, a primitivos mitos indo-europeos comunes a decenas de movimientos espirituales.

dragon044ed Debemos aclarar desde un principio lo que entendemos por el término “mito”, pues sus acepciones en el lenguaje actual son muchas y diversas . El verdadero mito se puede definir como la reducción a taquigrafía narrativa de la pantomima ritual realizada en los festivales públicos y registrada gráficamente en muchos casos en las paredes de los templos , en jarrones , sellos , tazones, cofres, escudos, tapices, etc. Sus temas eran actos de magia arcaicos que promovían la fertilidad o la estabilidad del reino sagrado de una reina, originariamente, o un rey. Estos actos formaban parte de la vida de las sociedades primitivas más allá del mero acto simbólico que la religión supone hoy en día . La sociedad en sí misma giraba en torno a estas representaciones , y para una mayor comprensión de la situación planteada deberemos exponer las concepciones cosmológicas del hombre antiguo. Este hombre tuvo un concepto dramático de la Naturaleza, en la que lo divino y lo demoníaco , el orden y el caos , el bien y el mal se hallan en pugna constante y con una existencia ligada a la vida del hombre mismo . Cada elemento de la Naturaleza que nosotros estamos ya acostumbrados a considerar en abstracto como algo impersonal, indiferente y articulado, para el hombre primitivo era algo directo , emocional e inarticulado. Es un ser al que el hombre se dirige como en segunda persona , empleando un “tú” mayestático similar al empleado para hablar a Dios (esta comparación no debe llevarnos a pensar en la Naturaleza primitiva como una versión del elohim judío). Así, podemos decir que la Naturaleza formaba un todo con el hombre; no sólo en el ámbito religioso-espiritual , sino también en el socio-cultural . El verdadero mito deberá, pues, distinguirse de :

  • La alegoría filosófica , como la cosmogonía de Hesíodo .
  • La sátira o parodia , como el relato de Sileno sobre la Atlántida.
  • La fábula sentimental , como el relato de Narciso y Eco.
  • La propaganda política , como la Federalización del Ática por Teseo.
  • La leyenda moral , como la historia del collar de Erifile.
  • La anécdota humorística , como la farsa de Heracles , Ónfale y Pan en el dormitorio.
  • La saga heróica , como el argumento principal de la Ilíada.
  • La ficción realista , como la visita de Odiseo a los Feacios.

En todos estos casos podremos hablar de literatura pero no de mitología. Debe entenderse esta distinción, puesto que en estos ejemplos expuestos, muy posteriores al mito, el autor no posee esa concepción sobrenatural y mágica de la realidad. En contra de la idea generalmente aceptada, el mundo clásico griego no se caracterizaba por ser especialmente religioso. Las divinidades no eran sino una justificación para las construcciones arquitectónicas, las festividades rituales o una mera temática artístico-literaria. No queremos decir con esto que uno pudiera pública y libremente renegar de dicha religión politeísta, pero la vida del ciudadano griego helénico no se supeditaba ni giraba en torno a ninguna creencia mística.

Continúa leyendo, pulsa: Read more

0.0/60votes
Voting statistics:
RatePercentageVotes
60%0
50%0
40%0
30%0
20%0
10%0