Username:

Password:

Fargot Password? / Help

Tag: magia

0

Sables de luz

Este debe ser sin duda el ejemplo más claro de lo que significa: "la magia del cine". Y lo más asombroso es que es todo un símbolo de la cultura pop.

De como un flash de reportero, se convirtió en un fetiche cultural.

Imagino que los entendidos ya lo sabrían, yo lo descubrí ayer por casualidad curioseando en sitios donde se "tunean" los sables de "Master Réplicas" ya que ayer me regalaron uno. ¡¡¡Gracias Elena Y Fer!!!!

Flash para cámara fotográfica de 1940. Fíjate en el mango. Bueno si no lo ves bien te puedo asegurar que es el que se apañó. La aleta que tiene por la boca en la parte superior, era una pinza para trabar el flash de algun sitio, como una cortina. La boca es donde se colocaba la bombilla, sin rosca, para cambiarla rápidamente. La pieza rectangular que en el sable es el interruptor de encendido, es por donde se sujetaba a la cámara de placas.

El sable de luz de Luke, réplica del de la película. Al mango del flash le añadieron las piezas a modo de cachas antideslizantes y los adornos.

Es genial.

0.0/60votes
Voting statistics:
RatePercentageVotes
60%0
50%0
40%0
30%0
20%0
10%0
0

Morndum

3am198.jpg

Había luchado contra su padre, y por ello fue desterrado a un lugar donde no había auténtica piedra. Estaba solo en la extraña tierra, a excepción de la caza. Cazaba con armas de hueso, y fresno, y obsidiana pulida. Cabalgaba a lomos de caballos salvajes. Le acompañaban sabuesos tan altos que llegaban al cuello de su montura. Sus lanzas con punta de hueso ensartaban salmones con escamas de plata. Cuando en este lugar enloquecido tenía que viajar lejos, lo hacía entre las garras de un búho.

La necesidad de volver al lugar donde había nacido se volvió acuciante. Pero, para él, no había camino de regreso, y aunque cabalgó hacia el norte y hacia el sur junto al gran desfiladero, aunque encontró cavernas y tumbas antiguas en las que soplaba un extraño viento, no pudo escapar del sueño. Su mundo estaba fuera de su alcance.

Anudó su estandarte blanco a las astas de un alce y cabalgó a lomos de la bestia. Pero, cuando llegó a las altas montañas, el animal se sacudió su peso de encima. Hizo una canoa con la corteza de un árbol y dejó que el río lo llevara, pero se quedó dormido durante la noche, y cuando despertó había embarrancado cerca del sendero empinado que llevaba a las puertas del castillo.

Decidió probar con la magia, y entró en un extraño bosque. Allí encontró la imagen de una mujer tallada en madera. A la luz de la luna, la mujer cobró vida, y se enamoró de ella. Se quedó allí, perdido de nuevo durante muchos años.

Pero fuera de la noche, fuera del sueño, su madre acudió a él. Le tomó de la mano y le guió hasta las aguas del desfiladero. Lo hizo entrar en su barcaza, donde se tendió con la cabeza apoyada en una almohada que eran las ropas de su madre. Ella invocó al espíritu de su padre, que apareció en la forma de un animal. La mujer le robó la magia e hizo navegar la barcaza, que bajó a la deriva con la corriente, y esta vez cruzó el río. Su madre lo vio partir.

Por fin, el viaje había empezado.

0.0/60votes
Voting statistics:
RatePercentageVotes
60%0
50%0
40%0
30%0
20%0
10%0
0

A tu memoria...

Al caballero caído

Bajé por la empinada cuesta ensimismada en la cálida brisa de una juguetona brizna de viento. El lugar, me atraía. Era ese lugar viejo y antiguo en donde, si te quedas calladita y encogida, casi sin notar tu propia respiración, puedes llegar a escuchar susurrar a las rocas.

De todos aquellos lugares remotos, era aquel el que más recuerdos me traía de lejanos días, cuando la luz se bañaba aun en las fuentes de lo desconocido... Respiré aquella tarde los viejos aromas de la tierra como si fuesen lo últimos, y no muy lejos quedaba yo de la verdad pues... todo aquello desaparecería antes de lo que yo imaginaba...

Aquella brisa impregnada de recuerdos te trajeron a mi memoria, donde siempre habitas en un cálido rincón y, antes que el fin llegue a su cita, te guardo este bello momento en el cual nos sentamos a ver los plácidos atardeceres en los confines del mundo, donde tú y yo reíamos mientras las estrellas deambulaban por las lejanas distancias de nuestra imaginación.

De todos esos instantes..., tú me trajiste los más cálidos, y la fragancia de la risa suave de la auténtica amistad.

En un viejo lugar, este viejo lugar prohibido, este viejo país desconocido donde habitábamos en un tiempo fuera de toda dimensión humana, flotando libres entre un mundo y otro.

Habitamos la región periférica de nuestras visiones, las tierras del sueño, las tierras del espíritu del ave; fue el gran viaje a aquel viejo y querido lugar...

Tú, te quedaste, yo regresé...

Para Bel, donde quiera que estés...

0.0/60votes
Voting statistics:
RatePercentageVotes
60%0
50%0
40%0
30%0
20%0
10%0
Pages:12345678