Username:

Password:

Fargot Password? / Help

Tag: jdr

4

El desafío de los 30 días (del 22 al 30)

Todo se acaba, o al menos eso parece. Con esta entrada doy por finalizada mi aportación al Desafío de los 30 días organizado por Kano en las redes sociales.

Me he dado cuenta de que algunos no conocían la iniciativa. Error mío, como siempre, al dar por sentado que todo aquel que pasa por aquí está al tanto de cuanto se hace o sucede en el mundillo de los juegos y demás yerbas. El “desafío” se organizó en la red social G+, Facebook y por supuesto en su página web  http://trasgotauro.com entre los contactos que se van tejiendo en torno a la afición. Desde luego las redes sociales no son el único sitio donde se reúne la comunidad pero sí es verdad que ha agrupado a muchos cientos de aficionados y profesionales pues su eficacia como forma de contacto es incuestionable.

22. ¿Has jugado online? ¿Cómo ha sido la experiencia?

Si con jugar online esta pregunta se refiere a usar alguna plataforma para jugar a los juegos de rol de mesa vía internet la respuesta es sí. Puedo decir que después de probarlo llegué a la conclusión de que la experiencia es mejor de lo que pensaba. Además el sistema ayuda a centrarse e ir al grano de una forma bastante efectiva ya que se eliminan muchos de los preámbulos que rodean a la mesa, lo que incluyen muchas de sus distracciones. Si aún no lo has probado te lo recomiendo, y más ahora con herramientas tan sencillas como el Hangout que permiten jugar sin tener que utilizar otras plataformas especializadas.

Pero también he de decir que para mí el componente social de los juegos de rol es muy importante. Esa fue la principal razón por la que tras unos años de permanecer lejos de los juegos de rol de lápiz y papel volví a ellos para abrazarlos con pasión, yo diría que hasta clavándoles las uñas hasta la médula.

Al hacerlo le di la espalda a los videojuegos, con los que había estado trasteando durante mucho tiempo no sólo por el interés de usarlos como entretenimiento sino para estudiarlos como formas de expresión. Entre ellos pasé muchas horas con los MMORPG o multijugadores masivos online de rol, aunque ya nadie los llame así. Con estos últimos llegué a jugar realmente al rol, interpretando y organizando eventos. Pero cuando un día algo en mi interior me dijo que ya estaba bien los abandoné de la noche a la mañana, volviendo a los libros y las mesas de madera donde puedan repiquetear los dados. Ese componente de mesa, de reunión y de evento social es fundamental para mí por lo que el juego usando los medios de comunicación electrónicos no me llenan como hace una partida presencial.

Como ves esto no supone un conflicto para que los recomiende. Cada uno debe encontrar lo que le satisface.

23. Te compraste aquel juego ¿porque...?

Wraith “El olvido”..., ese juego en el que te has quedado más frío que un besugo y tienes que terminar de cruzar al otro lado mientras arrastras tus cadenas, porque desde luego ya no hay vuelta atrás. Si flipaste con las manos sobre la argamasa húmeda y blandita en Ghost, este es tu juego... Claro que si lo haces a oscuras el alarido de terror se puede escuchar desde Murcia hasta Lisboa.

En fin, de White Wolf ya me había comprado Mago y Changeling por lo que el Wraith me pareció una opción lo bastante interesante como para querer echarle un vistazo. Además, de esta serie me gustaban mucho los términos que se inventaban para definir a los personajes, las narraciones incluidas en el libro, la ambientación, todo lo que rodea al más allá..., etc. Vamos que tiene un montón de cosas curiosas y esto no quita que el juego sea bueno e interesante pero...

...Pero es que se trataba de un juego que no me iba nada y que no me apetecía pero nada de nada jugar. Pero nada de nada. Sólo al leerlo me deprimía con tanto muerto deambulando y tanto perdido que si allá que si acá que si no sé bien ni cuándo ni dónde si antes o después de qué... Wraith es un interesante juego que no me va. Eso es todo. No creo que haya mucho más que decir salvo que el libro acabó mal vendido en Ebay me parece. Ya no recuerdo.

De la compra de este juego aprendí una buena lección y es que de coleccionista tengo más bien poco y que no me voy a gastar el dinero en cosas que no utilizo. Me parece que el consumismo sin control es como querer atiborrarse de comida y no poder parar debido al placer que produce (en realidad lo es). Y aunque no lo parezca lo entiendo porque si no, no andaría yo buscando completar mis libros de Merp. Así que no voy a abrir yo la boca más que nadie para predicar lo que no hago con el ejemplo. No obstante tampoco viene mal reflexionar de vez en cuando —me incluyo— si lo que sucede es que no sabemos resistirnos al deseo de un acto bastante efímero. Un círculo vicioso que no termina nunca.

24. El libro rolero más raro que tienes.

No creo que tenga juegos de rol raros. La verdad es que todos son bastante conocidos y si alguno parece raro y me llama la atención intento conseguirlo en PDF para echarle un vistazo.

Haciendo un esfuerzo podría considerar un juego raro uno que salió a raíz de la segunda película de Alien, Aliens, donde jugabas con un marine adentrándose en alguna colonia perdida para quince minutos después salir corriendo echando humo por el ácido de los bichos y gritando: “uyuyuy”. Ahora mismo creo que puedes hacer lo mismo y mucho mejor con el motor CDB de Zonk demonio sonriente. Si te interesa pon esto mismo en Google y lo encuentras enseguida. Pero bueno, si eras un aficionado a las películas ese juego era una pieza más de colección.

Otro juego que considero muy interesante es Castillo de Falkestein, tanto por su ambientación como por su sistema y porque me parece que fue bastante original para la época en la que salió. Si esto sucediese ahora se consideraría lo más Indie de lo Indie y no quedaría relegado a la esquina de lo discreto tal y como pasó hace años. El juego lo tengo por ahí, en algunas de las decenas de cajas donde hace ya unos años guardé todo mi pasado y que cada vez me da más y más pereza volver a abrir. Mi querido Falkestein, espero que tu sueño haya sido tan dulce como desapacible lo ha sido mi vigilia.

25. Una película que debería ser un juego de rol.

Siempre he querido tener el juego de rol de DUNE. Y aunque es una novela, aprovecho la pregunta para incluir a la película y así mato dos pájaros de un tiro. Hace unos años me agencié rápidamente y sin dolor del que sacó Wizard y que se vio obligado a retirar. Pero me gustaría que estuviese en el mercado con fundamento así como todos sus suplementos.

De la misma forma, igual que sigo queriendo un remake me hubiese encantado ver juegos de películas míticas de los 80 como “Cristal oscuro” o “Dentro del laberinto”. También creo que una película muy interesante que podría tener un juego de rol es la reciente “Guardianes de la galaxia”. Imagino que será un comic, yo lo desconozco así que me disculpo. Pero el mundo de esta obra me parece lo bastante refrescante como para tener al menos una ambientación trabajada que poder utilizar en algún sistema de juego.

26. Fuera de tu entorno rolero ¿eres...?

¿Un bichito común? No sé qué contestar a esta pregunta la verdad. Reconozco que no me gusta mucho hablar de mi vida personal. Aunque ahora mismo vivo en Canadá me he ido metiendo poco a poco en las redes sociales para poder contactar con más aficionados y para hacer amistades entre la afición española. Y honestamente, cuanto quiero es hacer amigos y amigas a los que les gusten las mismas cosas que me gustan a mí, eso es todo. Mientras esto me ayuda a mantener el contacto con un país al que echo mucho de menos. Lo he ido consiguiendo pero no es tan fácil como pensé en un principio.

Imagino que hay mucha gente que piensa que cuanto quiero es difundir mis cosas. Se sorprenderían si pudieran entrar por un momento en mi cabeza pues para mí no es lo más importante. A ver, lo es, por supuesto, pero no es lo prioritario. En los sistemas de comunicación digitales siempre falla el lenguaje corporal por lo que no resultan tan efectivos como el cara a cara. He notado que como pasa en todas partes, hay gente con la que conecto y hay otra con la que no hay manera, lo que me entristece un poco.

Podría hacer contactos entre el público anglosajón pero pienso que ya tienen bastantes productos. Me interesa mucho más fomentar y difundir la afición en mi país de origen. Por otro lado volveré a mi tierra un día, cuando sea el momento, por lo que siempre tengo un pie a un lado y al otro. Si es verdad que mantengo más cuentas y perfiles relacionados con mi mundo laboral, que nunca mezclo. Algo que aprendí cuando trabajaba en una oficina donde la mayor afición de los funcionarios era matar sus horas de desidia poniendo los nombres de los demás en Google a ver qué encontraban y poder así cotillear entre ellos. Así encontraron en su momento mis poemas, los textos con mis llantos y mis tonterías de cuando se empiezan con los blogs. Bien, nunca más.

De todos mis perfiles en las redes el único que mantengo con contactos en España es el que está relacionado con los juegos y esta afición. Es difícil de explicar pero tengo unos principios muy claros respecto a todo esto. Comprendo que a muchos pueda parecerle extraño. Quiero hacer todo cuanto pueda por aportar mi granito de arena a mi país de origen, y si puedo hacerlo desde mi afición me parece un lugar perfecto.

Tengo formación en Ingeniería, Bellas artes en la rama de Diseño y en Ciencias de la Información y de la Comunicación. Hablo varios idiomas y por bromas de la bioquímica tras haber cruzado los 30 sólo consigo dormir 4 horas seguidas por lo que dispongo de mucho tiempo libre. Así pues, mi noche y su vigilia suele ser larga y solitaria.

Me marché de mi país buscando algo mejor tras haber perdido todas mis propiedades y empresas. La verdad es que lo hice con el hastío de esa precariedad que te obliga a estar al límite y siempre mano sobre mano; al cansancio de la falta de respeto en el entorno laboral y al mal rollo; a un sitio donde la mayor aspiración de cuantos me rodean es querer ser funcionarios; al de la política y al de las leyes sobre muchas cosas que aún están ancladas en la Edad Media. Puede que esto me haya tocado a mí y que no le suceda a todos, pero yo tuve la mala suerte de vivirlo. Con el tiempo esto se ha apaciguado y ya lo veo desde otra perspectiva. Marcharme me hizo mucho bien para poder madurar este aspecto y poder volver a encontrar todo cuanto tiene de bueno el sitio donde me crié.

Me fui sin nada, con cuatro libros bajo el brazo y un portátil, buscando un Norte que siempre me ha fascinado y que yo encuentro mágico. Para alguien que lee de forma compulsiva dejar mi biblioteca atrás sólo puedo calificarlo con la palabra: “Desgarro”. Por eso y en mi opinión es necesario poder adaptarse a las circunstancias y tratar de convencerse de que para vivir no necesitamos más que un cepillo de dientes. Esto es lo que nos caracteriza como especie por lo que tratar de hacer honor a ello te llena de confianza. Pero me ha costado mucho adaptarme. No sólo por el clima sino por la forma de ser y de vivir de los Canadienses, acostumbrados a no salir de sus casas, y lo digo de forma literal.  

La vida de un o una emigrante es muy dura, y es algo que solamente se puede entender del todo cuando lo vives día a día. Lo dejas todo atrás: amistades, familia, costumbres, lugares que amas, hábitos... y tienes que comenzar de cero. Siempre te persigue el estigma del foráneo allí a donde vas. Por suerte este país de bosques interminables es muy abierto en ese aspecto. Pero siempre, siempre y por desgracia, allí a donde vayas te encontrarás con ignorantes. Y los ignorantes son muy peligrosos cuando sus acciones pueden perjudicarte. Por esa razón y por muchas otras cosas, uno de los mayores dones que tenemos es el de poder transmitir el conocimiento, es decir: el de la educación.

Por eso me he volcado en mis proyectos y en descubrir un mundo nuevo que no tiene porqué estar sólo al otro lado de la ventana. Pero siempre hay algo que me mantiene en unión con mi vida anterior y eso no quiero perderlo. No pienso hacerlo. Hay quien dice que eso es una mala idea. Y yo creo que quien lo dice lo hace por miedo. Creo que se puede si existe un equilibrio y no te abandonas a uno u otro lado. Siempre es posible encontrar el punto donde se une éste y el horizonte que está un poco más allá. Porque al final, el horizonte no es más que otra ilusión. Nunca hay un final.

Todo es actitud, como siempre. Y no creo que esta pregunta sea el sitio adecuado para extenderme más.

27. ¿Qué juego de rol tienes en tu mesita?

Pues ahora mismo tengo varios: El anillo único con sus hojas de parches cogidos con clips,  Mindjammer, y el taco de fichas donde voy anotando las reglas de Dyss Mítica, el juego en el que estoy trabajando. Este último caso puede que no suene muy ortodoxo pero el taco entero es un juego de rol al fin y al cabo.

28. ¿Qué juego de rol vendiste?

He vendido muchos juegos en épocas malas cuando la hucha andaba en crisis y en otros que lo que estaban en crisis eran mis neuronas. Por esas o por las otras me deshice de toda una vasta colección de la línea de White Wolf llevándose por delante todo cuanto tenía de Vampiro la Mascarada, Edad oscura, Hombre lobo, Wraith y Demonio “la caída”... ¡demonios! A esos le siguieron muchos otros de los que ahora me arrepiento bastante, entre ellos cosas de AD&D 2 ed y cosas de D&D 3.0 / 3.5 Dolor..., dolor... El resto no lo menciono porque me da vergüenza. En fin, cosas que pasan.

Salvo algunas excepciones no soy de hacer colecciones. Si me tengo que desprender de algo lo hago intentando no mirar atrás. Jé..., si yo te contara... Prefiero no esclavizarme con objetos y posesiones. El macuto siempre ligero y los patines bien engrasados. Esa es la idea. Siempre tengo la maleta preparada por si estalla el apocalipsis y poder llegar a la primera fila para sacar las mejores fotos.

29.  ¿Cuántos dados tienes?

Pues calculo que unos doscientos, dado más dado menos. Y no creo que en esta pregunta me pueda extender más. Curioso, incluso en esta lo he hecho... ¿ves? Si es que se me va la mano...

30. Dime una pregunta para el próximo desafío.

Partiendo de que el arte es una forma de expresión. Me gustaría mucho saber qué piensa la comunidad acerca del juego de rol como forma de expresión. Primero que nada si lo consideran como tal y si es así, qué creen que puede aportar si se usa con una intención artística. Si esto suena muy técnico lo simplificaré... ¿Piensas que el juego de rol puede permitir hacer una obra artística? ¿Piensas que puede ser una forma de arte?

***

Bueno, pues esto ha sido todo.

Admito que me pensé mucho el unirme a la iniciativa del “Desafío de los...” pensando: “¿Pero esto le interesa a alguien? Bien, puede que a algunos sí y a muchos otros no. Pero a mí me parece una bonita forma de conocernos un poco más y de hacer actividades relacionadas con la afición. Al fin y al cabo da igual la actividad, puede ser fútbol o ajedrez. Cuando se proponen juegos y actividades siempre estarán los gruñones, como se ha visto por ahí en las redes sociales, pero no por eso hay que dejar de organizar estas cosas.

Para la próxima entrada comentaré algunas cosas acerca de Scroll, al que ya se le van retirando los andamios en algunas zonas y dejando que se seque la pintura. Por lo demás, gracias por haber llegado hasta aquí. Ha sido un placer poder comentar un poco mi vida rolera y si te animas a participar para el próximo año tanto aquí como allí donde lo hagas nos volveremos a ver. Hasta pronto.

Edanna
27 de noviembre de 2014

Edanna, sello personal

0.0/60votes
Voting statistics:
RatePercentageVotes
60%0
50%0
40%0
30%0
20%0
10%0
2

El desafío de los 30 días (del 17 al 21)

Siguiendo con el desafío de los 30 días, me pongo al asunto desde el día 17 hasta el 21. Esta vez apretando un poquito porque no voy a andar por el barrio durante una temporada y ando con los preparativos. Así que sin más, vamos a ello.

Día 17. ¿Cómo te preparas para cada sesión? ¿Tienes trucos? ¿Manías?

Pues tengo mis rituales, lo admito. Para empezar me voy leyendo cuanto tenga que leerme unos dos días antes así a ratillos. Si hay que hacer algo que lleve trabajo me pongo con eso el día antes casi siempre, aunque si puedo lo termino antes. Para mí es todo un pasatiempo trabajar en las partidas por lo que no supone ningún problema.

RarityLos juegos de rol me han ayudado siempre mucho, y en muchos aspectos. Una de sus mayores ventajas ha sido encontrar el pasatiempo perfecto cuando tengo que hacer cola para algo, como esperar en la salita para la cita con el dentista/doctor/psiquiatra/etc... Vamos que es mejor que ponerse a jugar con la maquinita. Me llevo mi libretilla y ahí voy haciendo los deberes. De muchas horas en salas de espera han salido algunas aventuras y más cosas que si lo pienso me asusto. Si todo es administrar el tiempo.

Antes de la partida suelo tumbarme un par de horas a echar una siesta. Con el tiempo he descubierto que después rindo mucho más y tengo la mente más despejada para improvisar mejor. Eso y comer ligero, algo que ya mencioné más atrás. Imagino que a unos cuantos les parecerá un poco absurdo, pero a mí me funciona y muy bien.

Y por último para mí el espacio es fundamental. No entiendo muy bien el caos que veo en las mesas por ahí que me hacen resoplar de indignación. Así en plan Rarity. Necesito mi mesa amplia con unas medidas mínimas para encontrarme a gusto además de la mesita auxiliar, siempre a la izquierda, donde poner mis notas, portátil y demás. El portátil lo uso poco, más que nada para el sonido y algunas cosas. Yo siempre tiro de notas escritas. La costumbre.
Esta pregunta iba de manías ¿no? Pues eso.

Día 18. ¿Les pides deberes a tus jugadores entre partidas? Si es que sí ¿cuáles?

Hace tiempo sí que lo hacía. Nos llevábamos la tarea y seguíamos la partida entre horas de muchas formas: teléfono, mails, mensajes de texto... Casi siempre el resultado de las investigaciones en algunos juegos y sobre todo la solución de enigmas, puzles o adivinanzas. Durante una época fue bastante común hacerlo en mi grupo al mismo tiempo que iban desarrollando las historias de sus personajes. Un amigo mío llevaba incluso el registro de los mapas y las ilustraciones, que se iba trabajando poco a poco como un pasatiempo durante sus ratos libres.

Pero con el tiempo todo eso se ha ido dejando. Las cosas ahora son muy diferentes. Por suerte la experiencia que me ha traído Magissa me ha devuelto parte de esa parte del juego. Mis aventureros están encantados de llevarse la adivinanza a casa para resolverla y traerme el dibujo de su personaje. Eso y hacer bosquejos de los objetos que llevan en fichas de cartulina, algo que ya comento en el juego, es la tarea que más suele gustarles.

Como siempre y aunque suene obvio, de hacerlo se trata de algo que ellos eligen. Al fin y al cabo forma parte del juego y es una forma de seguir jugando entre sesión y sesión. Cogí la costumbre con La llamada de Cthulhu, que se prestaba mucho a ese tipo de cosas y la verdad es que siempre me ha gustado mucho.

Día 19. Un libro que debería ser un juego de rol

Hay un libro que a mí me inspiró un juego de rol y por eso decidí hacerlo así que es en lo que estoy trabajando.  El juego no está basado en el libro de forma explícita pero sí que recoge parte de su tono y de su espíritu. Esa es la idea. Pero para no hablar de nuevo de lo mío, que además ya he comentado alguna vez, creo que lo mejor será que cite algún otro.

Por ejemplo, me parece curioso que Harry Potter no tenga un juego de rol. Se presta bastante a ello y si hay juegos de Buffy ¿por qué no de él? He visto por ahí que hay algunos roleros que se preguntan lo mismo y bueno, ya que es una franquicia tan potente pienso que le vendría muy bien.

Otro que me gustaría ver de alguna forma es Momo o La historia interminable de Michael Ende. Más el primero porque al segundo ya le tengo echado el ojo para mi proyecto... ¡Uf!, mejor pasemos a la siguiente pregunta.

20. ¿Recuerdas aquel momento que se lió pardísima en una partida? ¿Qué pasó?

De estas cosas prefiero no acordarme, por lo que tengo vagos recuerdos de algunas partidas que se salieron de madre con discusiones absurdas e interminables. Las razones casi siempre se debían a que algún jugador se empeñaba en jugar un personaje malvado y en actuar como tal. El último fue todo un hombretón hecho y derecho con su bigote y todo que se empeñó en asesinar a un viejecito por el simple hecho de querer arruinarle la fiesta a los compañeros. A este conseguí sacarle los colores con una de las mías. Que seré de llevar el pelo desaliñado pero al menos todavía puedo presumir de agudezas.

Bien, si eres malvado y te dedicas a putear a tus compañeros pasa lo que pasa, que para saber eso no hace falta sacarse un máster. Pero si hay algo que me revienta de todo el asunto es cuando con la excusa de interpretar a su personaje el jugador justifica toda clase de tropelías. En este sentido los juegos online multijugador son el paraíso de los que se divierten con este tipo de cosas. Pues para mí cuanto más lejos mejor. Como si ser malvado fuese lo original en este mundo. Me da la impresión que tratar de ser buena gente es el verdadero desafío. Si lo consigues eres todo un héroe.

Yo en este sentido lo tengo muy claro. Si alguien va a arruinar la diversión de los demás se queda fuera. Ya lo he tenido que hacer un par de veces. Pero no son cosas que me diviertan en absoluto.

21. Nunca podrás entender que jueguen a...

Al parchís. Nunca podré entender cómo es posible perder el tiempo jugando a ese juego tan insulso, aburrido y sin sentido. Restos de tiempos pretéritos supongo, cuando ponerse a diseñar juegos a nadie jamás se le habría podido pasar por la cabeza que pudiera convertirse en una profesión y hasta en un estilo de vida. Pero después resulta que hasta se hacían campeonatos...

***


Y esto ha sido todo por ahora. Vendrán más secretillos en los próximos días.

PD: Estaré fuera unos días así que disculpa si no contesto a tus comentarios. En cuanto vuelva lo haré sin falta.


Edanna
21 de noviembre de 2014

Edanna, sello personal

0.0/60votes
Voting statistics:
RatePercentageVotes
60%0
50%0
40%0
30%0
20%0
10%0
0

El desafío de los 30 días (del 6 al 11)

Día 6. Odias los juegos de rol porque...

Tengo la impresión de que para la pregunta se ha elegido un término que resulta poco adecuado, aunque no me cabe duda de que todos al final terminamos odiando lo que nos incordia. Por mucho que se haga una declaración de intenciones en contra de la palabra odio es complicado mantener a raya el sentimiento. Pero bueno, al menos hay que intentarlo.

Creo que esta pregunta ya la he contestado en parte en preguntas anteriores, y es que si algo no me gusta de la afición son algunas de las actitudes que ya he comentado días atrás. De esta pocos nos libramos y no pienso excluirme. Al fin y al cabo tiendo a adoptar un tono categórico en mucho de lo que escribo. Pero ahora mismo pienso en aspectos como el cierre en banda hacia otros puntos de vista, que en mi opinión es bastante común, a la pretensión de muchos directores de juego de construir una sesión que sólo orbita en torno a "su obra". Resulta difícil encontrar un punto de equilibrio.

Sobre esto podríamos tratar de no ser demasiado duros con nosotros mismos pues al fin y al cabo estamos muy lejos de poder actuar como lo que sea que lleguemos a considerar el ser humano ideal, pero sí que podemos dedicarle un tiempo y al menos reflexionar un poquito.

Caballitos voladoresYa se dijo hace mucho tiempo que la verdad depende de cada uno y que cada cual tiene la suya. Creo que hay que hacer un esfuerzo de empatía y no olvidarse de la de los demás. Me duele ver como a menudo se confunde el sarcasmo y la ironía con la crítica o la opinión objetiva, cuando el sarcasmo hiriente en realidad no es más que otra forma de violencia. Algo que casi todo el tiempo pasa desapercibido para la mayoría. Me duele el desprecio y la falta de respeto constante, frecuente en los flames que se montan en las redes.

Tampoco deja de ser de curiosidad científica la necesidad que muchos tienen de atención, aunque es un sentimiento normal, pues el ser humano es así. Se forman bandos, se erigen líderes y se alzan defensores de uno u otro pensamiento. Unos se endiosan y el que cae es avergonzado sin compasión. Me duele ver cómo los egos revueltos se baten hasta ponerse a punto de nieve constantemente para desplomarse bajo el peso del punto sádico que nos lleva a considerar el cotilleo como algo divertido, cuando no es más que otro juego de sociedad en torno a la comunicación. Un juego del que en psicología se han escrito tratados. Un pasatiempo más que nos produce endorfinas de placer. Nada más. Es como el que se atiborra a comer sin poder contenerse. El segundo parece fácil de ver pero el primero siempre cruza el escáner y se nos escapa.

Son muchas cosas que no se limitan tan sólo a la afición desde luego ya que en todos los colectivos sucede lo mismo. Pero creo que cada uno debe cuidar de lo que ama y reflexionar cuando se topa con este tipo de cosas.

Día 7. ¿Cómo mantienes la concentración en el juego?

Para mantener la concentración creo que es importante preparar el ambiente y prestar atención al ritmo de la partida. Se podría hablar de otros factores, pero en mi opinión estos dos son los más importantes.

Cuando los jugadores llegan a la partida tenemos siempre un tiempo para poder charlar de nuestras cosas. Se picotea, se comenta lo que haya que comentar sobre la semana y se relaja el ambiente. En algún momento durante ese tiempo nos vamos sentando a la mesa mientras seguimos de cháchara. Al menos unos veinte minutos. En algún momento, cuando yo lo creo conveniente, llevo la conversación hacia los temas del juego para que siga por ese camino. Sigo así un ratito y cuando creo que ya se ha llegado a un punto que yo considero adecuado empiezo la partida intentando enlazar siempre el comienzo con lo que estábamos hablando. Si se rompe la concentración con alguna broma o comentario no digo nada pero lo llevo rápidamente de vuelta a donde estábamos. Así comienza la sesión y la acción avanza.

En cualquier narración siempre existe un ritmo. Todos los que se han animado a escribir libros sobre rol como Robin D. Laws le ponen a esto los nombres que les parecen bien. Pero siempre es lo mismo. Los picos de atención de un guión cinematográfico, una estructura que para mí resulta muy cómoda, forman una gráfica. En las películas antiguas esta gráfica formaba una curva en ascenso que llegaba al clímax casi al final. En las películas modernas tiende a ser una onda que se mantiene siempre subiendo y bajando, como el espectro de una señal de radio. Dentro de esa señal de apariencia algo alocada se esconden los puntos de giro, el clímax y todo lo que compone una narración. Pero siempre hay un ritmo y su control es clave para mantener la concentración. Algunos a esto los llaman puntos calientes, bangs o patada en la puerta. Da igual, siempre son herramientas o trucos para disparar un pico de atención. Ojo que no estoy hablando de que haya que seguir un guión preestablecido. Tengo muy claro que son los jugadores los que escriben su historia, pero igual que el director de una orquesta, el director puede controlar los picos marcando el ritmo, ni más ni menos. Al final una narración y una partida rol, distintas cosas pero hermanas, componen una sinfonía.

Después claro está se encuentran los factores externos, como el ambiente (de ahí su importancia) el que haya más personas rondando alrededor, la iluminación, y los trastos que puedan ser una distracción, etc. No es lo mismo ver una película en el cine con las luces apagadas y en silencio que en medio de un parking. En ese sentido lo tengo claro y exijo un respeto por el juego a mis jugadores. Un mínimo al menos.

Pero es importante recordar que el compromiso del jugador por estar concentrado es fundamental y es lo que debería estar al principio de esta lista. Quizás porque es algo que parece tan obvio a menudo pasa desapercibido. No hay duda de que el juego es un compromiso social y que cada uno debe poner de su parte.

Día 8. ¿A qué juegos has jugado en el último mes?

Ahora mismo y durante un tiempo he andado probando la beta del juego Scroll además de realizar pruebas específicas sobre algunas reglas para el juego Dyss Mítica. Un juego que me va a ocupar todo el tiempo a partir de ahora y que resulta delicado de ajustar. Ambos son juegos que andamos desarrollando por aquí.

Tuve tiempo hace algunas semanas de echar una cortita de Magissa pero por ahora y durante los próximos meses me voy a enfocar en estos proyectos.

Día 9.¿Cuál ha sido tu peor sesión? ¿Por qué?

Hace ya unos años quise mostrarle el juego a unos amigos míos. Ambos profesores de secundaria. Nos reunimos en la casa de uno de ellos y la mitad no quisieron participar, sólo querían ver qué era eso del rol. Por mucho que insistí, y reconozco que con bastante fastidio, al final sólo quisieron jugar dos, los demás miraban. La realidad es que muchas personas cuando les propones hacer algo creativo se retraen como erizos sacando hasta los pinchos pues lo consideran un "examen" de aptitudes. Algo que no me gusta un pelo pero al fin y al cabo es una decisión que hay que respetar.

Los dos jugadores formaban pareja en la realidad. Hoy en día tienen niños y todo. El chico respondía bien pero con la chica no había manera. Era una chica acostumbrada a una vida algo dura y todo aquello le parecían gilipolleces. Era psicóloga de jóvenes en un centro de educación. En fin... Cuando le proponías que comentara qué hacía su personaje se ponía a la defensiva, se mostraba nerviosa e incómoda todo el tiempo. No colaboraba en absoluto. Era completa y absolutamente incapaz de imaginarse nada. Pero nada de nada. Capacidad de suspensión de la incredulidad cero patatero. Inaudito.

La situación era tan ridícula que el chico no paraba de justificarla, diciendo que ella era una dura vasca del norte acostumbrada a correr en las manifestaciones. Como si una cosa tuviese que ver con la otra. Recuerdo que le dije: "A mí casi me dan un pelotazo una vez y me rompieron la cámara, pero aquí estoy tirando dados", y se molestó claro. Joder, fue horroroso. Para colmo los otros no paraban de meter baza, pasear, entrar y salir y joder la marrana. Qué desastre. No olvidaré esa partida en mi vida. Al final di por zanjada la sesión comentando: "Damas y caballeros, como ustedes no se están divirtiendo ni yo tampoco mejor lo dejamos aquí".

Bueno, es conveniente recordar que a no todo el mundo le gusta y eso no le hace a nadie ni mejor ni peor, obviamente. Y sobre esto no creo que haya mucho más que decir.

Día 10. Dinos un menú para antes de la partida.

Así de repente pienso en la tortilla de patatas, pero mi ensaladilla rusa tiene la ventaja de que no se desliza ni se cae de un plato con una inclinación de hasta 70 grados, lo que es un "asset" pienso yo. Además de mantener la economía de la chuchipanda que esté presente no lo dejas todo perdido, lo que también es un punto a tener en cuenta.

El picoteo es tan importante que forma hasta parte de algunos reglamentos, pues muchos lo mencionan. Pero sí me gustaría comentar que a base de práctica y experimentación he podido comprobar que una comida ligera y baja en grasa ayuda a responder con más eficacia que si te atiborras a ganchitos. Con el alcohol pasa lo mismo, se piensa mejor con la mente clara, Aunque como me quites mi botella de vino lo más probable es que termine sacándote las uñas y dejándote una buena cicatriz como recuerdo.

Me acuerdo que en la guía del Dungeon master II del 3.5 decía algo de esto y que mucha gente se burló de ello argumentando que era innecesario y estúpido. Se comentaba hasta lo de tomar fruta fresca. Sentí curiosidad y probé durante mucho tiempo a ver cómo afectaba la comida en el rendimiento y a la capacidad de improvisación. Hoy en día, y si te sirve de algo claro está, puedo decir que todo eso es cierto. O al menos lo es para mí. La comida muy pesada pone tu sistema en "otras cosas" por lo que no vas a rendir tanto que si andas más ligero. Es un consejo, nada más. Que a todos nos gusta tirar de la bolsa de patatas tirando dados caramba.

Día 11. Las editoriales de rol

Las editoriales son empresas que deben hacer lo posible por mantener su actividad por lo que es normal que su prioridad sea tener los pies en el suelo. Es normal que vayan a por licencias jugosas y al mainstream. Al fin y al cabo deben obtener ingresos si quieren continuar. Eso no quita que apuesten por cosas arriesgadas y novedosas siempre que sea posible, haciendo como hacen muchas de mantener distintas líneas. Algunas más comerciales y otras más innovadoras. Me estoy refiriendo con esto a las editoriales más consolidadas y con un número importante de publicaciones. Las pequeñas editoriales creo que lo que quieren es poder sacar algunas cosas que desearían ver publicadas y me parece genial.

Sobre este aspecto hablo desde el punto de vista de alguien que tuvo que cerrar su empresa por lo que comprendo muy bien que desde el momento que tienes que tomar decisiones de supervivencia todo lo demás pasa a un segundo plano, digan lo que digan los que cómodamente sentados tras su monitor imaginan un mundo perfecto que le ayude a hacer realidad sus sueños.

No obstante hoy en día creo que es más fácil la publicación al contar con los mecenazgos y otras fórmulas para la difusión, lo que permite que surjan editoriales enfocadas a unos propósitos concretos o que las ya establecidas puedan abrir nuevas líneas de riesgo. Son buenos tiempos quizás, espero que duren mucho.

***

Nos veremos en la próxima entrada.


Edanna
10 de noviembre

Edanna, sello personal

0.0/60votes
Voting statistics:
RatePercentageVotes
60%0
50%0
40%0
30%0
20%0
10%0
Pages:123456789