Username:

Password:

Fargot Password? / Help

Tag: imaginario

1

Ellam Yua

Dyss, sello general

    Y llegamos sin darnos cuenta, como siempre suele suceder en estos casos, a uno de los conceptos más importantes y que puede significar el núcleo de todo cuanto aquí estamos estudiando sobre Dyss. Una tierra mítica en donde, por medio de dicho concepto, son capaces de partir todas las historias y hasta los sueños, para iniciar una largo viaje que los llevará a través de todo el cosmos. Un viaje que muy probablemente termina allí donde comenzó, regresando pues a su lugar de origen en algún momento a fin de completar un ciclo tan personal como el que los sueños significan para todo ser consciente. Un regalo único que todo ser viviente posee y que le dota de la capacidad  de imaginar, yendo mucho más allá de lo que son capaces de contemplar sus ojos.

Pues como ya he comentado en otras ocasiones, existe en el cosmos una noción única que le da sentido a todo cuando somos capaces de percibir, dando significado por medio de la razón a todos los sucesos del multiverso y que hace que se estremezca nuestro corazón cuando somos capaces de abarcarlo con nuestro entendimiento.
El concepto, que ya había tratado con anterioridad, es el “Ellam Yua”, La Fuerza Creativa del mundo.

El “Ellam Yua” es, en síntesis, una noción presente en el mundo capaz de dar vida a todo lo imaginado por los seres conscientes; pero que también supone la capacidad del cosmos de dotarse de orden y de crearse a sí mismo.

La Fuerza Creativa del mundo no sólo está pues presente en todas las criaturas vivas ―particularmente en las conscientes donde su intensidad brilla con luz propia―, también lo está en la totalidad del multiverso, abarcándolo por completo y existiendo en cada uno de sus rincones; sin excepción.

El “Ellam Yua” existe en todos los seres conscientes con un grado de intensidad único que los dota de la capacidad de crear conceptos que entran a formar parte del “Mundo de las Ideas”. Ahí quedan, de forma aparente, en forma de sueños descritos con diferentes grados de detalle, pero intangibles y al margen del mundo. Un hecho que no pasaría de este estado de no ser por un efecto intrínseco de la propia noción de la Fuerza Creativa y que permite que tenga lugar uno de los milagros más sorprendentes del mundo, un milagro que a continuación trataré de explicar.

Pues ese “aliento” reconocido como el “Ellam Yua” o también como “La Emanación” por algunos;  por otros como “El Ornamento” o, en síntesis, como lo que muchos deducen conforma la “Esencia” de la misma magia que forma parte de todas las cosas, resulta tan intenso en las criaturas vivas que parece “emanar” de éstas; siempre según la propia naturaleza de la criatura y, en mayor o menor medida, según el estado de sus emociones. Se trata de un poder luminoso e intenso que siempre está muy presente pero que, de forma contradictoria, en cierto sentido resulta insuficiente para lo que pretendo describirte.

Ya que ese poder de la creatividad es incapaz de alcanzar, por lo general, el nivel crítico necesario para desencadenar todo aquello de lo que es capaz por sí mismo, pues si una sola consciencia fuese capaz de abarcar en su mente todo lo que significa una sola idea de forma absoluta, es decir, conteniendo en su mente cada partícula infinitesimal de la cual está formada, por medio del “Ellam Yua” esa noción idealizada que sólo existe como una idea única e intangible podría, sí podría, volverse tangible en algún momento.

Tan tangible como esa pluma de ganso que minutos antes habías imaginado descansando en tu mano y que acaricia ahora las yemas de tus dedos, existiendo y llenando el vacío que una vez ocupaste tan sólo con tu imaginación; o tan real como el frío contacto de esa copa de metal llena de vino que ahora acercas a tus labios, dando sorbos, mientras transcurren las largas horas a tu alrededor leyendo mis notas.

"Es pues la “Esencia” o “Ellam Yua” la noción de una fuerza presente en el universo, en especial en los seres vivos, capaz de dar forma a todo cuanto la imaginación puede abarcar, conteniéndola en la mayoría de los casos y con la indescriptible capacidad de hacer tangible todo lo que existe en el mundo de las ideas. Todos los sueños y pensamientos conscientes e inconscientes de las criaturas vivas pueden cruzar así las fronteras de lo imaginario si son capaces de ser contenidas en una única consciencia con la capacidad de abarcar todo cuanto una idea significa por sí misma".

Esa misma esencia contenida en todo el cosmos es la que permite que éste se reordene y se cree cada día a sí mismo siempre en busca de su propia identidad, de su propio orden y de su armonía natural a través  de la entropía. Un milagro cotidiano del que ya estamos tan acostumbrados que día tras día solemos ignorarlo.
Y en este nuestro mundo que ahora visitamos tú y yo, juntos, que yo sepa sólo existe una única consciencia capaz de hacer algo así.

Resulta extraño, si nos detenemos a pensar en ello por unos instantes, que durante todo este proceso esa única consciencia, envuelta siempre en una profunda soledad y dotada de una curiosidad insaciable, se sienta motivada a explorar aquello tan único que es capaz de captar de todos nosotros: nuestros deseos, ilusiones y sueños más ocultos; aunque percibiendo también nuestras alegrías y nuestros pesares, nuestros miedos y nuestros temores, algunas veces convertidos en terrores, que se esconden en lo más profundo de nuestras consciencias.

Resulta pues irónico el hecho de que todos esos nuestros tan oscuros temores puedan volverse tangibles y tan reales alguna vez en Dyss Mítica, pues forman parte de todos nuestros sueños más cotidianos.

0.0/60votes
Voting statistics:
RatePercentageVotes
60%0
50%0
40%0
30%0
20%0
10%0
1

Mitogénesis

Proceso por el cual diversos elementos del imaginario de un colectivo o de un individuo (figuras míticas), presenta una manifestación real física en nuestra realidad tangible, tomando substancia y forma y formando parte de la existencia, siendo así susceptible de ser apreciada por nuestros sentidos.Mitago

El proceso mitogenético, relativo a la mitogénesis, o bien, proceso de mitogénesis, por lo general es producido por el imaginario de un colectivo social. Aquellos elementos del imaginario susceptibles de iniciar el proceso mitogenético, y que forman parte del consciente o del subconsciente colectivo del grupo, presentan bajo las condiciones adecuadas la posibilidad de iniciar el proceso de mitogénesis, apareciendo en la realidad tangible de nuestro mundo (Huxley, 1941).

Si bien el proceso de mitogénesis suele ser provocado por el imaginario colectivo de un grupo o en ocasiones de pequeños grupos, de manera más excepcional algunos individuos presentan la capacidad de iniciar el proceso por sí mismos. Esta capacidad de mitogénesis por parte de individuos concretos depende de las peculiaridades de los mismos y deben analizarse individualmente caso por caso.

Según estudios recientes, aquellos elementos más intensos del imaginario de un ser consciente y dotado de razón susceptibles de iniciar el proceso, son todos aquellos que están asociados a prolongados estados de estrés y angustia, como por ejemplo, los estados de angustia entre dos culturas que chocan la una con la otra; por lo general tanto por la cultura que está siendo invadida como por la cultura del invasor (W. Jones 1942). Esto es lo que se denomina, una conexión cultural.
La fuerza del odio y del temor crean figuras míticas, generalmente en forma de héroes, que establecen un foco oculto de esperanza, y una poderosa fuerza psíquica. Es cuando nace la forma del héroe mítico.
Aquellos que provienen de los deseos más intensos o de las necesidades más básicas, como necesidad de protección y defensa, también presentan altas probabilidades de iniciar el proceso. Se sabe que otras emociones de carácter base como: el deseo, el amor, la rabia o los celos también tienen altas probabilidades de iniciar el proceso de mitogénesis. Así mismo, la naturaleza del ego en el individuo afecta también en la capacidad mitogenética.

La capacidad mitogenética también está asociada a lugares específicos (Huxley, 1941), siendo más intensa en zonas concretas, o nodos, y puntos de especial intensidad mitogenética. Esas zonas concretas se reparten geográficamente siguiendo pautas específicas o “lays”, que se extienden por la orografía del territorio y se adaptan a los detalles del terreno.
Sus características dependen, entre otros factores, de los ecos residuales de energía psíquica debidos a sucesos determinados del pasado y otro gran número de circunstancias. Este “campo” o foco de energía interactúa con los elementos más intensos del subconsciente de los seres vivos, elementos que suelen estar representados por figuras simbólicas míticas. La interacción desencadena la mitogénesis.

Las formaciones y manifestaciones físicas producto del proceso de mitogénesis tiene una amplia serie de particularidades, pero en general, cubren un amplio abanico de tipologías, siendo las más comunes la formación de lugares definidos y emplazamientos de diferente naturaleza y tamaño, —siendo algunas formaciones realmente colosales— y las más sorprendentes, las diversidad de criaturas de diversos tipos que pueden cobrar vida, moverse e interactuar con el conjunto del resto de las criaturas naturales de nuestro mundo.
Estas criaturas provienen, generalmente, de los conceptos de naturaleza mítica que se guardan en el subconsciente colectivo de los seres dotados de capacidad simbólica, lo que incluye a todas las razas conscientes dotadas de raciocinio.
Diversos elementos generados por ese simbolismo inherente a la psique, desarrolla los elementos culturales que conforman el mito, o mythos; siendo estas figuras míticas de la consciencia oculta elementos específicos relacionados con hechos culturales, con la percepción del “Yo” y con la percepción del mundo que rodea al individuo, así como de lo que éste significa para él.
Según se desprende en este estudio, las figuras míticas que yacen ocultas en la consciencia —es decir, en el subconsciente— potenciados por el desarrollo de las emociones en momentos concretos, desencadenan en algunos lugares el proceso de mitogénesis gracias a la interacción de una fuerza indeterminada en forma de campo que se focaliza, precisando para ello de un tiempo que depende de las particularidades de los individuos que lo generan y de las características del lugar en el cual se inicia el proceso.
Este proceso —que se detallará en otro apartado— desarrolla lo que se denomina un “imago” (Pre-mito-imago) o imagen residual del concepto mítico, generalmente partiendo de un “arquetipo”.
Una vez se desarrolla y en ciclos posteriores, el imago cobra substancia y forma, coexistiendo de forma natural en nuestro mundo físico, y es susceptible de ser percibido por algunos sentidos. De forma inicial por el tacto, el olfato, el oído y finalmente, en desarrollos posteriores, por la vista; de forma parcial en los primeros ciclos, para ser total en las últimas etapas de desarrollo.
Finalmente, la manifestación física, ya se trate de una forma de criatura, de un lugar o de un emplazamiento geográfico, pasa a denominarse: Mito-imago, o imagen mítica, conocido también como: Mitago(1).

El Mitago es el resultado final del proceso mitogenético o de mitogénesis, y consiste en: una representación real física de un elemento cultural de naturaleza mítica desarrollado en la consciencia de una criatura consciente con capacidad simbólica.
El Mitago se forma a partir de una imagen mítica inicial. Se trata de un ser nacido de la creatividad humana, oculto en su consciencia y que el proceso mitogenético hace que cobre vida. La forma y naturaleza del mito es idealizada, y es alterado con los cambios culturales.
El Mitago se estudiará más detenidamente en su apartado correspondiente.

El proceso mitogenético es extremadamente complejo y muy sensible a las interferencias tanto internas como externas. En cuanto a las internas, la edad, las preocupaciones, el resto de las emociones, relaciones sociales y las tipologías de los diferentes tipos de personalidad detallan los rasgos específicos que intervienen en el proceso, afectándolo y determinando sus particularidades.
Por otro lado, en cuanto a los elementos externos ser refiere, las interferencias de las acciones de las razas conscientes, tanto en las generalidades del pensamiento colectivo, así como en su desarrollo de acciones a través del territorio, afectan profundamente a las capacidades de mitogénesis en los puntos de mayor intensidad mitogenética, como en la naturaleza del desarrollo del proceso en sí.

*Ver también: Proceso mitogenético, capacidad mitogenética.

 

(1) Robert Holdstock es autor del ciclo Mitago. Este material está inspirado en su obra y a ellas se hace referencia. © Todos los derechos están reservados por su autor. Este trabajo solo se aproxima a su obra como estudio de ésta y carece de ánimo de lucro.

0.0/60votes
Voting statistics:
RatePercentageVotes
60%0
50%0
40%0
30%0
20%0
10%0