Username:

Password:

Fargot Password? / Help

Tag: historia

2

Carta de Don Gregorio.

Carta de D. Gregorio. (La lengua de las mariposas).

Querido amigo:

Tuviste suerte al marcharte a Buenos Aires. A mí, ya me llevan a matar. Muy magullado, pero más por las palabras que por las pedradas. Especialmente por las de todos aquellos que más quise.

Las palabras son como los gusanos de seda, envueltos en capullos que florecen cuando llega la primavera del terror y los dramas, explotando al fin con todo el colorido que muestra las cosas verdaderas, impulsadas por esa lengua enrollada como la cuerda de un reloj. La fuerza del miedo, o de la cobardía, es el motor de todo esto que nos sucede. Esta verdad hace que me sienta morir ya en amargura.

Sólo puedo decirte lo que siempre te he dicho y he dicho a su vez a todos; que seas libre, que pienses por ti mismo. Porque cuando te lo han quitado todo siempre quedará lo único que no pueden llevarse, tu dignidad.

Así pues, guarda bien la tuya, la que posees, y ayuda a los demás a ganarse la suya, pues dentro de toda esta locura de iniquidad que no cesa, aún sabemos que sólo la dignidad que otorga el saber permitirá al hombre evitar, en algún futuro no muy lejano, que termine por convertirse en un monstruo definitivamente.

Cuida de ti y de los tuyos.

Tuyo siempre

D. Gregorio

0.0/60votes
Voting statistics:
RatePercentageVotes
60%0
50%0
40%0
30%0
20%0
10%0
4

El guardián del violonchelo

Fue él quien se dirigió a mí con su voz conformada por las notas elegantes de un violonchelo, mientras me encontraba contemplando las aguas del Moldava, desde el lado Oeste del puente de San Carlos. Allí frente a frente, en su traje con chaqueta de azul perfecto, ese que con elegancia se encamina hacia el negro, me dirigió una sonrisa cortés, estrechándome la mano.

Fue entonces cuando fui consciente de que en realidad, todo aquel puente había sido construido sólo para él, y quizás también para aquel preciso instante. Pues a la sombra de una de las hermosas estatuas que algo melancólicas contemplan hacia el sur, todo lo que queda de un vasto imperio; vi reflejados sobre sus ojos claros los canales de esa otra pequeña Venecia, la que existe mucho más allá del Adriático, tierra adentro.

Por medio de aquel reflejo, su mirada lo abarcaba todo, conteniéndolo; lengua, cultura, pasado, presente y puede que hasta su futuro. De pié junto a mí, entre todo aquel bullicio, junto a aquellas estatuas me resultó tan distinguido, que asistí a cómo con su sola presencia se transformaba en el guardián por derecho de toda la ciudad que desde aquel momento, le pertenecía.

0.0/60votes
Voting statistics:
RatePercentageVotes
60%0
50%0
40%0
30%0
20%0
10%0
0

Los dados poliédricos de los juegos de rol

Fuente: Archiroleros Un poco de historia del D&D, y por lo tanto de todos los juegos de rol. El propio Dave Arneson explica el porque los juegos de rol empezaron usando esos "raros dados". Una curiosa historia. ¿Cómo llegaron los dados poliédricos a los juegos de rol? por Dave Arneson.

De verdad ¿nunca te has preguntado por que se usan el d4, el d8, el d10, el d12 y el d20 en el sistema de juego de Dungeons & Dragons? Bueno, pues aunque no te lo hayas preguntado, voy a comentártelo de todos modos. Después de todo, si hay una cosa que diferencia a los juegos d rol de todos los demás juegos de mesa, son precisamente "esos dados raros".

En los oscuros y lejanos tiempos antes de la existencia de los juegos de rol, vine de viaje a Europa con mis padres. Nuestra gira europea me llevo finalmente a Londres, donde pude visitar una tienda de juegos cerca de Trafalgar Square llamada The Tradition Shoppe (Nota, todos los lugares y situaciones que se mencionan en este articulo están sujetos a la debilidad de mi memoria; haré lo que pueda para recordar las cosas lo mas fielmente posible)

En el piso de arriba de la tienda había una pequeña sección de juegos, que básicamente se limitaba a juegos militares de miniaturas (los juegos de tablero eran una rareza por entonces). Entre los libros de historia militar, las guías de pintado de miniaturas, y las miniaturas propiamente dichas, había un cubo que contenía un puñado de dados de 20 caras. Eran rojos y negros. Los números no estaban pintados (estaban grabados en las caras del dado), y en general no estaban muy bien hechos (a juzgar por las muchas imperfecciones que tienen los que todavía conservo)- No tengo la menor idea de donde los fabricaron, y no puedo recordar ni un solo juego que los utilizase por aquella época. Como nota positiva, he de decir que eran muy baratos y estaban hechos de plástico duro.

Compre tres pares. Estaba seguro que semejante juego de dados capaz de generar una gran variedad de números aleatorios, revolucionaria mis partidas de miniaturas cuando volviese a casa, y que sustituirían fácilmente las tablas de porcentajes que usábamos, y que funcionaban con 2 dados de seis caras.

Error.

En aquellos días, los aficionados norteamericanos a los juegos de miniaturas eran muy conservadores. Hacia poco que habían empezado a aceptar las miniaturas de 25mm de importación. Las habían aceptado a regañadientes y sólo porque eso permitía mucha mas variedad de lo que existía en USA. Así que mis dados languidecieron como una extravagancia incomprendida. Pensé en utilizarlos para un juego de guerra naval que estaba preparando, pero no pude encontrar el mas mínimo rastro del fabricante por ninguna parte. Quien fuera que los había hecho, se lo había tragado la tierra, junto con sus dados.

Al cabo de poco tiempo, empecé a trabajar en Blackmoor y los d20 volvieron a venirme a la cabeza. La magia, siendo la fuerza extraña y arcana que es, pedía a gritos la utilización de unos dados tan peculiares. Los primeros jugadores en probar mi sistema los aceptaron rápidamente (los mismo jugadores, dicho sea de paso, que los habían rechazado para los juegos de miniaturas, que al parecer eran una cosa "mas seria") No represento ningún problema tener tan solo tres pares de dados. Blackmoor fue el mundo de campaña que Dave jugaba con las reglas de Chainmail modificadas, en que cada jugador controlaba 1 personaje en vez de un ejercito

En general, pensábamos que nadie aparte de nuestro grupo de chalados mostraría jamás el mas mínimo interés en jugar a esta cosa rara de fantasía, con los dados de 20 caras, pero nosotros seguíamos en ello, porque nos lo pasábamos bomba jugando a Blakmoor.

Entonces, el grupo de juego de Lake Geneva (Gary Gygax y compañía) se vio expuesta a Blackmoor. Con una copia de Blakmoor y un par de d20s, nació lo que acabaría por convertirse en Dungeons & Dragons

Muy bien, así que D&D iba a ser publicado. Eso significaba que necesitábamos una buena provisión de d20s. Los chicos de Lake Geneva encontraron un fabricante en la costa oeste. Se trataba de una pequeña compañía de juguetes educativos, que vendía juegos de dados con varias formas, para enseñar a los niños a distinguir entre los diferentes cuerpos geométricos. Cada juego de dados venia en una bolsa de plástico, e incluía un d4 (amarillo) un d6 (rosa) un d8 (verde), un d12 (azul) y un d20 (blanco).

Fabricados en plástico blando, nadie se había dado cuenta de lo rápido que estos d20 se empezarían a desgastar (todavía conservo uno que cuando lo lanzas se pone a rodar como un loco, y se mantiene rodando con solo soplar sobre él de vez en cuando). Pero el precio por cada juego de dados no era muy alto, y la compañía podía proveer a nuestra flamante editorial, Tactical Studies Rules (TSR) 500 juegos de dados, los suficientes para llevar adelante la primera tirada de D&D. Gary Gygax tuv la idea del nombre (Dungeons & Dragons) mientras que nuestras respectivas campañas darían su nombre a los primeros suplementos del juego

Las reglas no estaban todavía acabadas cuando surgió un problema grave ¿Qué hacer con los juegos de dados?¿Abrir las bolsas una a una para sacar los dados de 20 caras, que eran los que necesitábamos, y regalar los demás dados a una escuela local? Tras probarlo durante un rato, nos dimos cuenta de que iba a ser una labor bastante farragosa, por no mencionar la cantidad de dados que íbamos a malgastar (por los que, todo hay que decirlo, habíamos pagado)

¿La respuesta? Añadir reglas en que se usaran el d4, d6, d8 y d12, y no solo el d20.

Cuando TSR empezó a planear la tercera reimpresión del juego (¡5000 copias!) la compañía de juguetes educativos dijo que no podía hacer frente a la demanda. Así que TSR se puso a buscar hasta dar con una compañía china con capacidad para fabricar los dados que les pidiésemos. De nuevo, en plástico blando, y todos de color blanco (pero que se le iba a hacer; creo que fue Henry Ford quien dijo " nuestros clientes pueden elegir cualquier color para su nuevo Ford Modelo-T, mientras dicho color sea el negro")

Fue Lou Zoccchi, años mas tarde, el primero en poner a disposición del público dados de diferente colores. Y hoy en día hay todo un abanico de dados de todos los tamaños y tonalidades, para satisfacer los gustos roleros mas exigentes. Y fabricados en plástico duro, que pude resistir innumerables sesiones de juego.

Por lo que a mi respecta, en todos estos años he intentado coleccionar al menos un dado de cada forma y color existente, pero por supuesto no lo he conseguido. Tengo una buena cantidad de ellos, claro, pero nunca soy capa de recordar cuales tengo y cuales no, ni cuales he perdido o cuales he regalado (suspiro). PERO, todavía guardo tres de mis dados originales de Londres. Y aunque hoy en día ya están semi-retirados, los tres siguen conservando sus esquinas igual de uniformes y puntiagudas que hace 30 años.

Numero 38: Hack Rogers: heroes del espacio. Traducido por Mong Willi DeJong y trascrito por Tel arin.

0.0/60votes
Voting statistics:
RatePercentageVotes
60%0
50%0
40%0
30%0
20%0
10%0
Pages:123