Username:

Password:

Fargot Password? / Help

Tag: cultura

0

Nuevas Narrativas Interactivas. Ensayo

A menudo, siempre que solemos hablar de jugar al rol, o de jugar a juegos de rol, a mí me gusta más nombrar la actividad como aquella en la que los jugadores participan en el desarrollo de una ficción interactiva.

¿Un tecnicismo?, ¿una fruslería? Puede ser. Pero lo hago porque pienso que el lenguaje es muy importante. Al nombrarlo, condiciona todo cuanto nos rodea en cuanto al modo en el que lo percibimos. A su vez, provoca reacciones emocionales, preparándonos de una forma o de otra, según lo que esperemos obtener de la experiencia, en este caso, de llevar a cabo una actividad creativa.

Por este tipo de cosas, por muchas otras, pero sobre todo porque me apasiona, he escrito un ensayo, trabajo o tesis sobre ello (como prefieras llamarlo) sobre la ficción interactiva y su repercusión en nuestras vidas.

Un trabajo así sirve de poco si no llega a los demás de la forma más fácil que sea posible. Por eso lo tienes aquí, a tu disposición por si te interesa. Si te animas a leerlo has de tener en cuenta dos premisas que doy por sentadas. Estas son:

 
-Los juegos son medios.
 
 
-Como cualquier medio, puede ser utilizado para expresar contenidos con una intención artística.
 

Si no estás de acuerdo, o si deseas entender el punto de vista de quienes, como yo, sostienen estas afirmaciones, te recomiendo revisar trabajos como:

 
-H. MURRAY, JANET. “Hamlet on the Holodesk” (Hamlet en la Holocubierta). The MIT Press; updated edition edition (April 7, 2017).
 
 
-KOSTER. RAPH. A Theory of Fun for Game Design. Published by O’Reilly Media, Inc., 1005 Gravenstein Highway North, Sebastopol, CA 95472.
 
 
-SCHELL. JESSE. The Art of Game Design. A book of Lenses. Second Edition. CRC Press. 2015.
 

Trabajos que comento para sostener los argumentos en los que se basan mis afirmaciones, ni más ni menos. Esto ha sido asunto de debate durante mucho tiempo.

Y, por supuesto, no olvides comentarme todo lo que desees. Para hacerlo puedes usar los recursos para ponerte en contacto conmigo disponibles en esta página web.

Para descargar el documento puedes pinchar aquí o en la imagen de la portada que se muestra a continuación.

Portada ensayo

Resumen (abstract)

La difusión de nuevos modelos narrativos que permiten la interacción de la audiencia despierta el interés de muchos investigadores, intrigados por los cambios que éstos pueden provocar en la sociedad al entrar a formar parte de sus elementos culturales. Este trabajo surge de ese interés; nace del deseo de tratar de entender cómo afecta a la sociedad, y qué cambios pueden producir en el individuo, a distintos niveles, los avances en la narratología acontecidos en las últimas décadas.

De estos modelos han surgido nuevas alternativas de ocio que, gradualmente, han entrado a formar parte de la cultura de muchas sociedades tanto en oriente como en occidente, aunque no en todas y del mismo modo, por supuesto. Hablamos por supuesto de los videojuegos (los más conocidos), aunque existan otras alternativas —puede que no tan populares pero cuyo interés y demanda va en aumento— como son los juegos de mesa y los juegos de rol de mesa (RPG Pen & Paper). La mayoría se trata de sistemas de juego cada vez más sofisticados y, aunque no todos, muchos de ellos constituyen nuevos modelos de narración interactiva.

Pero, aun tratándose de un campo muy amplio, este trabajo se centra en estos nuevos modelos narrativos más relacionados con la relativamente nueva cultura del juego. O más bien una subcultura que ha ido cobrando fuerza en las últimas décadas ya que, a pesar de que existen otras formas de narración interactiva (como la existente en el tejido de hipertexto sostenido por tecnologías como la World Wide Web y los sistemas informáticos), sostengo que es en el entorno lúdico donde es más probable que tenga un mayor impacto. Esto es así dada la tendencia del ser humano —rasgo de muchos mamíferos— a utilizar el juego como herramienta de aprendizaje y de construcción de la identidad del individuo (San Martin Alonso, A. 2006; Levis, D. 2005, 2007; Gross, B. 2000; Ferrés, J. 2000 y muchos otros).

De todo ello ha surgido el término Gamificación, que califica un fenómeno que se lleva produciendo en los últimos años: la incorporación de los elementos del juego y su teoría asociada en muchos aspectos de nuestra vida, como pueden ser el trabajo o la educación, con el fin de obtener una serie de mejoras.

El carácter de esta tesis es principalmente académico, dotándola de un enfoque más teórico que práctico con el fin de ahondar en una pequeña fracción de la materia existente a fin de extraer una serie de conclusiones. Se parte pues de la base de que, en los últimos años se han difundido nuevas formas de narración que soportan el concepto de interactividad. El desarrollo de las comunicaciones y los adelantos tecnológicos han sido un factor fundamental para su desarrollo, por supuesto, aunque no sean un elemento exclusivo y determinante ya que su difusión también es debida al grado de sofisticación alcanzado en algunas culturas del juego, en cómo son percibidos y en el nivel de aceptación que ha ido teniendo de ellos la sociedad en general. Este proceso de cambio se ha visto auspiciado por otros medios, como el audiovisual, siendo algunos tan determinantes que ciertas subculturas del juego han dejado de ser minoritarias para entrar a formar parte de la denominada cultura popular o de masas.

Palabras clave  

Narrativa, juegos, gamificación, videojuego, juego de rol, juego de mesa, interactividad, teoría del juego, aprendizaje, medios, comunicación, lenguaje, ocio, hobby, audiovisual, historias, cuentacuentos, narración, percepción, lúdico, cultura, cultura de masas, medios de masas, simulación, inmersión

Abstract (inglés)

The diffusion of new narrative models that allow interaction with the audience has aroused the interest of many researchers, intrigued by the changes that it provokes in society when these models become part of its cultural elements. This work arises from this interest; it stems from the desire to understand how the advances in narratology that have occurred in the last decades affect society and what type of changes it has produced in humans.

From these models, new alternatives of leisure have emerged which, gradually, have become part of the culture of many societies in the East and in the West, although not in all of them and in the same way, of course. We are talking about videogames (the best known), although there are other alternatives —maybe not as popular but whose interest and demand is increasing— such as the table games and the RPG (Pen & Paper). Most of them are increasingly sophisticated gaming systems, and although not all of them, a lot are new models of interactive storytelling.

But, even in a very broad field like this, this work focuses on these new narrative models more closely related to the relatively new culture of the game. Or rather a subculture that has gained momentum in the last decades since, despite the existence of other forms of interactive narration (such as that in the hypertext fabric supported by technologies such as the World Wide Web and computer systems in general), the author of this paper argues that it is in the ludic environment where it is most likely to have a greater impact. This is because of the tendency of human beings —and a trait of many mammals— to use the game resource like a tool for learning and the construction of the individual's identity (San Martin Alonso, 2006; Gross, B. 2000, Ferrés, J. 2000 and many others).

From all of this arises the term Gamification, which describes a phenomenon that has taken place in recent years: the incorporation of the elements of the game and its associated theory in many aspects of our life, such as work or education, to obtain several improvements.

The character of this thesis is mainly academic, giving it a more theoretical than practical approach to delve into a small fraction of the available material to draw a series of conclusions. It is because in recent years, new forms of narration have been disseminated that support the concept of interactivity. The development of communication and technological advances have been a fundamental factor for their development, of course, although they are not an exclusive and determinant element since their diffusion is also due to the degree of sophistication reached in some cultures of the game, in how they are perceived and in the level of acceptance they have gained from society in general. This process of change has been sponsored by other media, such as the audiovisual, some of which are so decisive that certain subcultures of the game have ceased to be minority to join the so-called popular or mass culture.

Keywords

Narrative, games, gamification, videogame, RPG, table games, interactivity, games theory, learning, media, communication, language, leisure, hobby, audiovisual, stories, storytelling, narration, perception, playful, culture, mass culture, mass media, simulation, immersion.

 

Edanna, sello personal

0.0/60votes
Voting statistics:
RatePercentageVotes
60%0
50%0
40%0
30%0
20%0
10%0
5

Saliendo de las zonas comunes

Como a muchos, me gusta el género de la fantasía porque partiendo del modelo de un mundo que consideramos cotidiano, dotarlo del efecto sobrenatural lo convierte en un lugar mucho más interesante. Este elemento mágico abre nuevas posibilidades para contar historias algo diferentes, algunas bien distintas a las que estamos acostumbrados.

Al mismo tiempo pienso que la fantasía (y por extensión las obras de ficción) es también un gran medio de crear metáforas sobre la realidad de nuestro mundo moderno. Similitudes que nos ayudan a entender qué es lo que nos define como seres humanos y lo que nos motiva. De este modo muchas veces podemos enseñar incluso Filosofía por medio de la ficción. Un buen ejemplo de lo que quiero decir es sin duda Yoda, la única marioneta de la historia que ha sido capaz de grabar en la mente de infinidad de personas algunos elementos de las filosofías sintoístas y budistas. Qué cosas... Y es que cuando apenas alguno que otro se ha metido entre pecho y espalda..., pongamos... ¡El Libro Tibetano de los Muertos!, seguro que un buen número de feligreses se ha visto seguidas todas las pelis de la primera trilogía.

No obstante, no importa lo mucho que cambiemos el entorno. Los temas nacen de lo que nos preocupa como seres humanos y estos temas aunque extensos, son finitos. Es lo que se ha venido a llamar las "semillas inmortales" que se repiten una y otra vez como elementos culturales en forma de arquetipos; por ejemplo: los celos, el amor, la venganza, la búsqueda del origen, la supervivencia, la lealtad, el dominio, la búsqueda del autocontrol... Sobre los arquetipos hay varias obras interesantes que puedes consultar como biografía. Ya sea porque te gusten los juegos de rol, porque sueñes con rodar una película o incluso para escribir una canción. Una buena opción sin duda es "La semilla inmortal" por Xavier Pérez y Jordi Balló. Una obra que te recomiendo por amena, cortita y muy interesante.

Pero te voy a confesar un pequeño secreto si prometes no contárselo a nadie: hace ya bastante tiempo, años, que tengo un problema con el género de la fantasía. Aunque suene paradójico, cada vez puedo menos con ella.

LeyendoMe sucede mucho en los juegos (¡sigh!) pero sobre todo con las novelas. En cuanto a los juegos de rol siempre se me atragantó Forgotten Realm por ejemplo,  por apreciarlo como un mundo plástico. Yo diría que para mí FR ha representado durante mucho tiempo la quintaesencia del mundo sintético que no obstante goza de gran cariño entre la afición. Para mí es esencial que una ambientación resulte evocadora, que consiga transmitir sentimientos, emociones. Sólo de este modo puede conseguir inspirar buenas historias. Por mucho tiempo la única ambientación capaz de contentar mis expectativas fue la Tierra Media de Tolkien y la Europa Mítica de Ars Magica. Con los mundos futuros y la ciencia ficción no he tenido tantos problemas, quizás porque sus diferencias se mueven más entre el mundo futuro sucio/pesimista y el limpio/optimista y sus distintas variantes.

En cuanto a muchas novelas del género los tópicos ya se me hacen cansinos, los temas repetitivos, las motivaciones de la mayoría de los personajes aburridas. Me sucedió por ejemplo con Juego de Tronos, que en su momento abandoné tras la lectura del segundo ejemplar, cambiándolo por "Baudolino", de Umberto Eco. Del cambio de un barbudo por otro no me arrepiento en absoluto pues la nueva obra me mostró un conjunto de ideas refrescantes para abordar la fantasía, algo que no encontraba en el conocido best seller. Eso no significa que no haya disfrutado de la serie de TV como cualquiera. Cada medio tiene algo distinto que ofrecer, y el aspecto visual y la puesta en escena de una de las mejores series que he visto jamás como es Juego de Tronos pienso que son un referente. Por cierto que mi serie favorita por ahora sigue siendo la nueva de Galáctica.

Pero sigamos que me conozco. En lo que se refiere a las novelas no tengo ningún problema en lanzar un libro por la ventana si no consigue captar mi atención (verídico), y no son pocos los que han terminado ya estampados contra la pared, como apoyo de pata de una mesa o para elevar el monitor del ordenador (de esos ya uso tres). No hay excepciones, en el proceso han caído también algunos que gozan de gran reputación. Si el libro no me atrapa en las primeras 30 páginas le doy de lado. Hay demasiados libros que leer y muchos merecen una oportunidad, un tiempo del que no dispongo. Pero bueno, no es tan grave como parece. Volviendo a salirme del tema, aprovecho los márgenes para anotar cualquier cosa que se me ocurra. Así los hago míos y no siento por ello ningún remordimiento; sin misericordia. Cuando compro un libro en formato tradicional tengo muy claro que el conocimiento que contiene es una obra que NO me pertenece, pero el soporte físico puedo usarlo hasta para encender la barbacoa si me da la gana.

Eso no significa que no ame el género desde luego. Pienso que la edad influye mucho en esto y que es algo natural. Por eso, muchas de las cosas que comento en esta entrada a muchos les podrán parecer bastante obvias, sobre todo a los viejos tiburones. Pero en mis círculos y conocidos hay muchos y muchas que aún no habiendo pasado de los 25 años puede que este tipo de cosas les dé algo en que pensar. Hace poquito hablé de esto precisamente con una amiga, ya muy querida para mí, que tras haberla conocido en la red social me ha dejado bien claro que las crisis se suceden de forma inevitable en las personas creativas. Una especie de maldición o condena que parece imposible de evitar.

Si conoces un poco la obra Dune, de Frank Herbert, me gusta pensar que el conocimiento es como la especia, capaz de expandir la consciencia. Con esto lo que quiero decir es que en mi opinión es vital documentarse sobre cosas que no tengan que ver con el género que te gusta si no quieres que se muera de agotamiento. Por eso, para escribir sobre fantasía —y sobre juegos por supuesto— en algún momento tomé la decisión de leer de todo, pero menos fantasía y mucho más de otras cosas. Tampoco es que me dé latigazos, faltaría más. Por lo que me hago no pocas concesiones. Averiguo qué obras hacen propuestas interesantes y voy a por ellas.

Si una persona cuanto desea es evasión es muy comprensible. Pero para quien tenga inquietudes, esto es, un mínimo interés en crear algo nuevo (lo que incluye crear aventuras o incluso juegos) es muy importante documentarse de muchas cosas que no sean del género que a uno le gusta, aún después de haber leído bastante de éste. Como he dicho, esto a algunos les parece bastante obvio pero para mi sorpresa para muchos no es así. De este modo tras haber consumido toneladas de lo que nos satisface llega un momento en el que es vital hacer un cambio. Cuándo no lo sé, eso depende de cada uno. Cuando salte esa alarma interna que todos tenemos supongo, y que nos hace confiar cada vez más en el instinto a medida que pasa el tiempo.

joves con espadaAsí, y dando por evidente la importancia que tiene leer literatura de muchos géneros distintos, no solamente de Historia vive el friki medio, un campo al que muchos aficionados acuden buscando respuestas. También está bailando por ahí la Psicología, para entender las motivaciones no sólo de la mente humana, sino de algo que se puede extrapolar a las necesidades de todo organismo dotado de una mente consciente compleja; la Sociología y la Antropología, para ayudarnos a entender como la Psicología del individuo actúa a nivel colectivo; por supuesto la Filosofía, con la que es posible comprender las disciplinas anteriores y que consigue poner de rodillas al misticismo y a la religión (ya se sabe, menos Prozac y más Platón); el mundo del Arte nos ayuda a obtener ideas de cómo el ser humano expresa todo lo que aprende de los demás campos del conocimiento (no lo olvides, ciencia y arte van de la mano); la teoría económica tiene temas fascinantes que ayudan a comprender cómo los seres conscientes organizan sus recursos (porque no solo es el ser humano, muchas otras criaturas lo hacen); las Matemáticas no sólo hablan del funcionamiento de los sistemas de juego, también de cómo el ser humano es capaz de crear un lenguaje común que explica lo que le rodea y que da soporte a otras disciplinas; el estudio de las religiones es muy importante para comprender cómo el ser humano crea explicaciones que le ayuden a soportar las preguntas que tanto le atemorizan y de su increíble facilidad para creérselas. En fin, no creo que ninguna tenga que quedarse fuera, incluso la teoría política, tan denostada, es importantísima por razones obvias. A todo esto por supuesto le añadimos la cultura general de cualquier campo imaginable y las noticias de actualidad.

Por si no lo sabes, en mi profesión me pagan por dar asesoramiento en mi campo. No es mi estilo pero aquí me voy a marcar un tanto a mi favor y es que de tener algún talento creo que tengo bastante facilidad para ver el gran cuadro. Algo útil, casi esencial, para detectar y solucionar conflictos. Bueno, al menos los que están relacionados con los humanos, no con los meteoritos. Pocas cosas tienen una respuesta-solución correcta y determinada cuando se trata de los seres humanos y sus sociedades. Todo consiste en un conjunto de variables que oscilan de un lado a otro y que están en constante movimiento. Por eso no hay soluciones perfectas, tan solo la búsqueda del mejor caso posible. Un ejemplo de esto es la política, que en teoría no es más que la búsqueda del beneficio de la mayoría, pero que jamás funcionará de forma óptima para todos por igual. Al menos, por supuesto, en el mundo tal y como lo conocemos.

Y así observando a la afición, algo que hago siempre, creo que un sector importante del consumidor medio de los géneros de ficción (lo que incluye muchos ámbitos) desea siempre lo mismo una y otra vez. Lo paradójico es que durante el proceso no cesa de protestar. Se comportan como adictos, reduciendo sus expectativas exclusivamente a lo que les gusta, pero demandando sin cesar algo que les sorprenda. De ahí que muchos profesionales de la industria del entretenimiento aprenden rapidito que el consumidor, en términos generales (eso siempre), en realidad no sabe lo que quiere; por lo que escucharlos sí, pero con cuidadín. Y no lo sabe porque desea algo que en muchos casos ya no puede volver a tener una vez hubo experimentado la sorpresa inicial de lo que más le gusta. Pero aún hay más, si ante lo nuevo los patrones se salen de sus esquemas mentales preconcebidos se sienten incómodos y tienden a rechazarlo por raro o por poco genuino. No hablemos ya de obras muy populares, que como les cambies algo se arma una buena, pero eso es otro asunto.

Hay varias explicaciones para esto. La suspensión de la incredulidad es uno de los factores más importantes. De este modo el cemento que consolida la aceptación de la ficción se convierte en su propio enemigo. Si lo que nos ofrecen tiene elementos que nos sacan de nuestras zonas comunes despertamos del sueño y nos enfadamos, con el efecto secundario de que en el peor de los casos nos ponemos a romper cosas.

Esto no significa que esté en contra de lo clásico en absoluto. No es eso. En todos los géneros hay sitio para lo nuevo y lo viejo. Me gusta mucho como en el mundillo de los juegos de rol hay un sector que ha elegido trabajar en el producto clásico preservando su esencia más importante y dándolo a conocer. Con esto me refiero en concreto a la vieja escuela (OSR), por poner un ejemplo. Pero sí que estoy a favor de hacer un esfuerzo por tratar de salir de las zonas comunes, al menos hacerlo de vez en cuando y en cualquier área que se te ocurra, incluyendo los juegos de rol y sus ambientaciones y/o sistemas. Pienso que abandonar la zona de confort, aunque sólo sea un rato, puede ser muy beneficioso para ayudarnos a crecer y evolucionar como creativos y como personas.

En lo que respecta a los mundos de fantasía y como decía en algún lugar del juego Magissa, el término «fantasía» debería abarcar lo inabarcable y no restringirse a un círculo cerrado de conceptos tradicionales. La fantasía acoge todo aquello que no necesita de argumentos para existir, pues se basa en creer lo imposible. La fantasía es la única capaz de hacer que lo imposible sea real. Y es que el mundo de las ideas no tiene límites, sólo las que nos ponemos nosotros mismos. Creo que es muy importante trabajar en romper nuestras propias limitaciones.

Edanna, 23 de octubre de 2015

Edanna, sello personal

0.0/60votes
Voting statistics:
RatePercentageVotes
60%0
50%0
40%0
30%0
20%0
10%0
1

Lo siento cariño, pero es que Cthulhu se ha comido a los niños

Amanece otro ―parcialmente nuboso― precioso día en América. Mientras, en las redes, un día más se discute por las cosas más peregrinas; demostrándose con la práctica que la Ley de Godwin es completamente cierta.

Mientras me tomo mis cereales me entero que las acciones de Netflix suben tanto que desbanca a la HBO en cuanto a servicio de contenidos vía Streaming. Lo que en términos económicos equivale a resultar aplastados cual sabandijas. Los tiempos cambian y lo lógico ahora es consumir aquello que nos dé la gana en el momento que nos dé la gana, sin que nadie tenga que decidir nuestra agenda. Así, por ocho dólares al mes no tenemos que andar recorriendo los suburbios de internet mientras vamos Godwin Lawdeteniendo con las tapas de los cubos de basura una publicidad inspirada en las pirañas. Amén de cientos de miles de malwares que intentarán por todos los medios pillarnos todas las claves que puedan antes de intentar matarnos.

Bien, como servicio lo conozco bastante bien (y eso que ni lo pago yo). La niña está enganchadísima a los cientos de series que, orientadas a púberes y adolescentes, pretenden orientarles contradiciéndose en todo momento los unos a los otros. Es una pena que en España aún no funcione como debiera, si es que no está funcionando ya que, sinceramente, no lo sé. Convencer a alguien de que pagar una irrisoria cantidad es poco más que justo por disponer de un servicio de calidad puede que sea otro asunto diferente, y en el cual no me apetece meterme. Un servicio que nos permite disponer de un amplio catálogo de contenido audiovisual. A su lado, la tele normal por cable o satélite parece cosa de la edad del bronce. A mí me da que pensar, pues lo que muchos soñamos hace años, se hace finalmente posible.

Para saber más sobre este servicio te recomiendo que visites la breve exposición que han hecho en ALT1040. ¿Por qué? Porque asuntos como Netflix constituyen el futuro hecho presente. Paraíso terrenal de las series y mi Lavondyss particular, en donde he asimilado con fruición ―además de muchas otras―  todos los episodios de Breaking Bad, única serie non-friki de mis últimos tiempos, y que te recomiendo como una alternativa viable a Juego de Tronos. Reconozco que me ha gustado mucho aunque su desarrollo, te aviso, resulta algo lento para nuestros tiempos.

Como nota curiosa, la propia productora de la compañía de Streaming ha realizado una producción inspirada en la citada serie-favorita-friki del momento. Su nombre es: House of Cards. Una de las primeras series pensadas para ser emitidas mediante servicios de este tipo y no por la TV convencional. Eso significa que los pulsos del guión son diferentes, por lo que somos testigos de un nuevo cambio en los ritmos del lenguaje audiovisual.

Breaking Bad

Pero lo anecdótico es que yo ni quería escribir sobre Netflix ni sobre series de ninguna clase. El caso es que una cosa siempre nos lleva a otra, y a través del canal de noticias del servicio me encuentro con una entrevista a Pat Robertson, el ―aquí al menos― famoso maquillador de supermodelos triple “A”. Una entrevista que por poco provoca que mis cereales resultaran despedidos contra la pantalla.

Según sus palabras: “Dungeons & Dragons (y cualquier cosa relacionada con ello) es un juego de corrupción moral. Trata de personajes que deliberadamente entran en conflicto debido a la codicia. Es la representación del engaño y de la violencia…

Y después añade:
“[…] Literalmente, destruye a las personas…”

De esta forma Pat Robertson, como autoridad moral, y desde su amplia experiencia adquirida en el reino de la banalidad, predica a una América ya aburrida de sí misma que desde hace tiempo padece un extraño síndrome. En éste, los católicos y los protestantes han olvidado ya qué significaban las palabras de sus libros más sagrados, incluyendo los de una hermosa constitución escrita por Masones. Si se enteran, les da un fatuto.

Vuelve a repetirse el círculo vicioso, y lo que nos sucedió en los 80 y los 90 vuelve a la carga en horas de máxima audiencia. La culpa siempre es de Dungeons & Dragons y de otros productos culturales. Aunque, por supuesto, nunca lo es del mundo donde otros productos de consumo tratan cada día de convencernos de que seremos más felices si compramos toneladas de basura que no necesitamos, pero que nos harán ser mejores que quienes nos rodean. Mientras, nos convencen de que siempre hay personas mejores y más bellas que nosotros, simples miembros de la clase obrera, diseñados para trabajar y así poder pagar impuestos regalándonos algo de Soma para aliviar las penas.

Poco puedo decir en realidad de sus palabras, salvo que no deja de ser una mera anécdota inofensiva que lo que provoca no es otra cosa que otro de los efectos más curiosos que se dan en la red, el famoso efecto Streisand que en España conocemos como efecto Bisbal. Así, las declaraciones del encubridor profesional de imperfecciones producen un reflujo de interés por el asunto. ¿Reaccionará Wizard o no quedará más que como una anécdota?

Con ustedes ha informado Edanna, desde un mundo que siente, padece y sueña siempre con lo inalcanzable.

 

 

Edanna, sello personal

0.0/60votes
Voting statistics:
RatePercentageVotes
60%0
50%0
40%0
30%0
20%0
10%0
Pages:1234