Username:

Password:

Fargot Password? / Help

Tag: cuentos

6

Alice in Wonderland

Encontré imágenes de la nueva película y adaptación de Tim Burton de "Alicia en el País de las Maravillas"

Con Johnny Depp como el sombrerero por supuesto.

Y lo comento porque es mi cuento favorito con bastante diferencia. Tanto es así que en casa tengo seis ediciones diferentes, una de ellas se publicó en España, anotado por Martin Gardner, el rey de los acertijos.

Es todo un privilegio vivir en una época, en la cual podemos recrear cualquier fantasía inimaginable en sus más mínimos detalles.

Update: New Images From Tim Burton's Alice in Wonderland! - ComingSoon.net.

 

aliceusatoday1

 

aliceusatoday4

 

aliceusatoday5

 

burtonaliceadd1

 

0.0/60votes
Voting statistics:
RatePercentageVotes
60%0
50%0
40%0
30%0
20%0
10%0
0

Hambre

No tengo por qué dar explicaciones sobre ella. Julia tiene hambre y punto.

El hambre, según mi querido Constantine, fue uno de los primeros demonios en lograr la increíble hazaña de establecerse en nuestro mundo impunemente. (He buscado esta palabra en el diccionario y significa "quedando impune" sin castigo, sin explicaciones, incluso sin permiso.) ¿Quién le va a dar permiso al Hambre para ir y venir?

lagrimasLo que yo no esperaba es que este demonio, que siempre ha asolado la mitad de nuestro mundo, mientras la otra mitad busca continuamente cosas que hacer con tal de conseguir siempre mirar hacia otro lado, es que el hambre se manifiesta de muy diversas maneras.

Algunos devoran todo lo que encuentran, otros devoran la comida del de al lado, a veces al de al lado, otras veces a todos los que se hayan a su alrededor y por último, hay algunos que se devoran unos a otros, como sucedía con mi primera pandilla de amigos que se pudiera denominar; seria, formal y estable.

Esta pandilla, por cierto, era de lo más curiosa y abro un pequeño paréntesis pues resulta que el tema es interesante. En los casi 20 años que llevo dirigiendo y arbitrando partidas de juegos narrativos, o de rol, este fue el único grupo al que le dirigí una partida, en el que acabaron matándose todos unos a otros, con saña en un auténtico, desquiciante, sangriento, escatológico, repulsivo y  sádico baño de sangre.

Pero volvamos al asunto...

Por más que estemos aquí hablando de la naturaleza y pormenores del "hambre", nunca conocerán el otro rostro de lo que se denomina el mal más antiguo de la humanidad. Porque el hambre del  que yo hablo, no lo conocí hasta que conocí a Julia.

Julia es enorme. Obesidad mórbida, le dicen los entendidos y los que juegan a nutriciones y a decir que el Tofu es la doceava maravilla del mundo. Una chica joven, y hermosa. Pero gorda. Y la cuestión de todo esto es ese "pero".

Porque Julia es hermosa y gorda, tan hermosa que mucha gente la mira y sin que ella se dé cuenta, asienten unos a otros en susurrados comentarios, llegando siempre a la misma conclusión; lástima, si fuera más delgadita, estaría bien, sería preciosa.

Julia es redonda, y su hambre no conoce límites. Aunque no llega a esos volúmenes que impiden que las personas puedan levantarse de la cama y salir por la puerta, al mismo tiempo que los invita a participar en el que siempre denominaré; estúpido libro guinness.

No no, esta Julia es obesa, pero camina, trabaja, va de compras y sale con sus amigos como cualquiera. La cuestión de Julia, no son los detalles de su obesidad, se trata de "la naturaleza de su hambre".

Julia no devora comida o alimento tal y como lo entendemos, no, ella devora; llantos, devora penas, devora temores y congojas. Devora abatimientos y pesares. Devora depresiones, sonrisas forzadas, miradas nostálgicas, suspiros anhelantes no correspondidos, devora desesperación, humillaciones, olvido, burlas que se clavan en la carne y sangran, devora heridas y pústulas sangrantes ocasionadas por burlas individuales y burlas en grupo, que son las peores. Devora la pena de hombres y mujeres derrotados, devora infelicidad, melancolías, tristezas en todo su amplio espectro, Julia devora el dolor de hombres y mujeres ignorados, devora soledades injustas. Devora la injusticia, la burla, el llanto y el dolor. Julia tiene hambre, y no puede dejar de comer, y de engordar.

Si al menos, su hambre no la devorara a ella. Pero no, a Julia su hambre la consume, la aniquila, y poco a poco, la va matando.

Alrededor de Julia nadie pasa hambre. El demonio del hambre huye ante la magnitud de ese poder inmenso, del don de su "hambre". Ante ella, el viejo demonio, es derrotado antes de siquiera poder acercarse. El demonio del hambre, la teme mucho más que a toda una corte celestial de ángeles armados con espadas flamígeras.

Empezó de muy pequeña, devorando el llanto y la frustración de sus propio hermanos, de su padre y de su madre, con el tiempo, devoró el dolor de sus amigos más queridos, de sus conocidos, del vecino, del tendero de la frutería, la soledad de la peluquera, los pasos cansinos de la anciana sola que camina sin tener prisa por nada. Y finalmente por supuesto devoró las necedades de sus propias parejas, la mezquindad, las cobardías, y hasta las tremendas y enfermizas melancolías de su novio.

Y Julia así, atravesó de una forma peculiar los velos que separan la realidad del sueño, devorando los oscuros sueños de algunos, de unos más que de otros, con diferentes grados de éxito.

El hambre de Julia no tiene fin, su mayor deseo es devorar todos los males y la infelicidad del mundo. Solo ahora ha empezado a darse cuenta, de que son estos males los que la devoran a ella. Acabando poco a poco con todas sus ilusiones. Pues el hambre en el mundo es infinito, así como la desesperación, el llanto y todas sus agonías.

Yo la conocí hace ya algunos años, Julia siempre ríe, pero muchas veces cuando nadie la ve, llora amargamente, pues su hambre no tiene fin, no puede tener fin, y muchas veces las personas con las que se va encontrando, le dedican una condescendiente simpatía. Esperando, que pueda devorarles esa parte que no desean, a ellos también, si hay suerte. No es necesario darle nada a cambio, Julia es así. Para eso está.

Julia llora, en los rincones de su casa, en el cuarto de baño o en la cocina, por los males del mundo, y porque nadie ve nada más que aquello que la rodea. Su enorme fisonomía, es todo cuanto queda, pues no hay pie a ninguna oportunidad para ella más allá que la de limpiar los rincones del alma de la pena que ella misma se lleva ¿pues, acaso tú vas a cargar con los problemas de nadie?  Nadie espera nada más de ella que, devore, con su hambre, la culpa de quienes permanecen alrededor. Por lo demás Julia es, la chica gordita y simpática que está ahí para liberarte a ti de tus pecados. Pero para Julia, no hay nada más por parte de los demás, pues pobrecilla, es gorda, lástima de chica, tan guapa...y tan gorda.

A Julia no le dan ninguna oportunidad, más que la de hacerle esperar pacientemente a devorar la siguiente tanda de pesares. Se me ocurre que, si todos nosotros devoráramos un poquito de las penas del de al lado, quizás Julia podría llevar una vida más feliz. Una vida en la que su hambre no la consuma, pues que será de nosotros sin la devoradora del llanto de todas nuestras tristes congojas.

Pero siento que esto no va a suceder, será porque siempre me han llamado "pusilánime" y "derrotista", bueno, en realidad si creo en mis palabras es por puro instinto.

0.0/60votes
Voting statistics:
RatePercentageVotes
60%0
50%0
40%0
30%0
20%0
10%0
0

Furia

-Medea lo vio venir, aunque antes ya lo había presentido. Alarmada por una acuciante sensación de angustia, cruzó hacia el exterior por las ventanillas rotas que daban al tejado, abandonando de forma súbita su sereno estado de meditación bajo un rayo de sol. Nmone la vio pasar y sorprendida la siguió, llamándola insistente con sus maullidos.

Llegaron al borde del tejado, desde el que se divisaba la calle. Los tejados de las casas, se veían rojizos y de aspecto plomizo. El día había despertado nublado y amenazaba con llover pronto. Medea miró atentamente en todas direcciones sin encontrar lo que andaba buscando. Nmone la notaba nerviosa y preocupada, con una alarmante inquietud intentando localizar algo en el paisaje que se extendía ante ellas.

-¿Qué sucede? - le preguntó preocupada.

La gata no contestó inmediatamente. Al cabo de un rato le dijo:

-Ha llegado el momento en el que tendrás que recordar por todas nosotras hermana. - Le comentó con serenidad.

Siguió vigilante, buscando, esperando, con Nmone a su lado sin separarse de ella, mirando ansiosamente también,  intentando ayudarla a divisar algo que no tenía ni idea de qué se trataba.

Entonces Medea lo vio.

Una enorme sombra, avanzaba por una de las calles, como una nube de oscuridad que se moviera a través de la pequeña ciudad. Con sus claros ojos de felino, advirtió su volumen, que abarcaba el tamaño de varias casas, sin que los habitantes al parecer se percataran de lo que rondaba alrededor de sus vidas. Se desplazaba con rapidez, devorando la luz, la imagen nítida se perdía cuando aquella sombra pasaba alrededor de todas las cosas, al deslizarse siempre en dirección al teatro.

-Allí viene, Nmone -Dijo Medea -. Lo que ha de poner fin a todas las cosas, o darnos otra oportunidad, viene hacia nosotras.

Nmone no lograba ver nada, visiblemente nerviosa, buscaba sin éxito.

-No te preocupes -Le dijo tranquilizadora Medea-. Vayamos a buscar a nuestra hermana, y esperaremos.

Un viento se levantó por las calles, haciendo girar alocadamente sobre sus casas las veletas con siluetas de gallos esbeltos, consiguiendo que decenas de sombreros salieran despedidos hacia las alturas. El cielo que durante toda la mañana  se había mostrado cubierto, ahora presentaba un aspecto siniestro. Como si una fuerte tormenta estuviese a punto de desmoronarse sobre la ciudad. La gente se refugió en sus casas. Y su propio viento barrió las calles a su paso, levantando todo cuanto no estuviese amarrado o clavado en su sitio, cegando la vista y no permitiendo discernir si había algún origen oculto en aquella ventisca. Ante tan molesta circunstancia, muchos optaron por desaparecer. El día se presentaba poco benigno. Pero aquel ventarrón, ya era sumamente incómodo. Al rato las calles quedaron vacías. La gente se sumió en sus actividades, olvidando el exterior. Protegidos del chaparrón que se avecinaba.

Un torbellino atravesó calles, dobló esquinas y se dirigió furioso hacia el teatro. Levantando hojas, polvo y tierra. Pañuelos y papeles revolotearon, describiendo círculos en graciosas espirales, para quedar abandonados  a su suerte cuando se liberaban de aquella fuerza que traía su propia sombra, pero de la que nadie al parecer se percataba Una sombra que siempre había estado junto allí, por cierto. Una sombra que es difícil de apreciar si no hay  luz que provoque contrastes no siempre por motivos cosméticos.

Las puertas rechinaron dolorosamente, y se abrieron dando un bandazo con tal estruendo que hizo retumbar al teatro hasta los cimientos. Los goznes crujieron, y algunos  reventaron rendidos ante el tiempo y sus torturas.

No había nadie. Pero aquel viento sabía dónde buscar, podía olerlo, podía sentirlo. Persiguiendo a su presa, atravesó las salas, derribando estatuillas, jarrones y las pocas ventanas que habían sobrevivido,  destrozando cortinajes y tapices. Derrumbando a manotazos cuanto era capaz de abarcar la furia incontenible a través de su camino.

Llegó a la parte superior, y olisqueando como un cazador, encontró el escondrijo largo tiempo perdido. Tan cerca y tan lejos. Allí había estado siempre. Más furioso aún por este nuevo hallazgo desahogó tantos años de infructuosa búsqueda reduciendo a astillas todo cuanto encontró.

Entonces fue cuando atravesó la pequeña puerta, arrancándola con furia de sus bisagras oxidadas.

-Ruggero... -Exclamó Couso con el rostro desencajado y algo sorprendido desde el quicio de la puerta.

-Ya me imaginaba yo, que tenía usted algo que ver en esto -Se limitó a decir Ruggero, aunque visiblemente extrañado por el aspecto de aquel hombre siniestro.

El señor Couso vestía un traje oscuro, con chaqueta y corbata, bastante arrugado a estas alturas. A su alrededor se disipaba lentamente la racha aullante que segundos atrás estremeció al teatro, retumbando y silbando, escuchándose hasta en el mismísimo jardín. Su rostro, que presentaba el aspecto de haber sufrido quemaduras, se deformó, como si se abandonara, al perder su dueño la voluntad de seguir manteniéndola íntegra.

Su semblante instantáneamente quedó totalmente deshilachado, deshaciéndose como una madeja desordenada.  Un ovillo de formas retorcidas, que dejaban entrever lo que una vez fuera el rostro desquiciado de aquel hombre. Su boca, más allá de las comisuras de los labios que normalmente conforman la boca de un ser humano, ahora parecía llegar hasta detrás del cuello, dándole un aspecto aterrador. Al hablar, había mostrado multitud de dientes finísimos y pequeños, ordenados en dos hileras arriba y abajo. Era como un ovillo aplastado de lana, con una boca enorme y algo que parecían unos pozos profundos donde debían estar los ojos. Llevaba un sombrero que le daba un aspecto totalmente absurdo e irónico, quedando fuera de lugar, acentuando más aún su espantoso aspecto...

Extracto "Cuentos sobre tu tejado"

0.0/60votes
Voting statistics:
RatePercentageVotes
60%0
50%0
40%0
30%0
20%0
10%0
Pages:12345