Username:

Password:

Fargot Password? / Help

¿Qué son los juegos de rol?

Los juegos de rol son como los de "indios y vaqueros" o "policías y ladrones" de nuestra infancia, sólo que un poco más sofisticados y gobernados por ciertas reglas sencillas. Son muy parecidos al teatro improvisado, y se pueden asemejar a una "narración colectiva". Normalmente se trata de una actividad en grupo en la que una persona llamada Director de Juego hace las funciones de director en una obra de teatro. Presenta el trasfondo del juego, diseña una trama para desentrañar y representa a todos los personajes secundarios que los jugadores puedan encontrarse durante el transcurso de la partida.

Los juegos de rol se ambientan en múltiples trasfondos, algunos reales y otros ficticios, exactamente igual que las películas y las novelas. El número de estos es inmenso. ¡Incluso hay juegos en los que los jugadores representan a personajes de dibujos animados! El director de juego utiliza un conjunto de reglas para determinar todo tipo de acontecimientos, desde la distancia que un personaje puede saltar hasta lo que puede entender de una conversación en croata escuchada a través de una puerta. Los dados se utilizan para introducir un elemento de realista incertidumbre, de modo que los jugadores nunca puedan estar completamente seguros de conseguir realizar una tarea determinada.

¿Los utilizan los profesionales de la salud mental?

Los psicólogos y psiquiatras utilizan técnicas de los juegos de rol en algunas terapias. En manos de un profesional cualificado que dirija la situación hacia un determinado objetivo terapéutico, estos juegos pueden ayudar a cambiar una actitud o a corregir comportamientos indeseables. Este tipo de aplicaciones son situaciones muy controladas en las que el profesional no introduce la aleatoriedad de los dados, del mismo modo que un médico no determinaría al azar un tratamiento con antibióticos. Los juegos de rol, por su parte, están pensados para pasar un buen rato.

¿Dónde puedo encontrar más información? Si tiene alguna duda o preocupación sobre un juego en particular, o si simplemente quiere informarse sobre los juegos de rol en general, le recomendamos que hable con un vendedor en un comercio especializado. Estará encantado de mostrárselos, responder a sus preguntas e incluso conseguir que pueda ver o participar en alguna partida en curso. También puede consultar a nuestra editorial: La Factoría de Ideas. Encontrará nuestros datos de contacto en este mismo folleto. Tenemos a su disposición folletos gratuitos de demostración para que pueda hacerse una idea real de esta forma de ocupación del ocio.

¿Por qué son tan populares estos juegos?

Son populares porque son muy entretenidos. Personas de todo tipo pueden utilizar los juegos de rol para liberar su problemática diaria. En un juego se puede combatir dragones, pilotar una nave a través del espacio, salvar una civilización, explorar lo desconocido y miles de cosas más, todo cómodamente sentado en una silla.

¿Por qué se los critica?

Se los critica por una razón principal: por el desconocimiento de gran parte de padres y abuelos que de repente se encuentran en su casa con un aficionado a los juegos. Como surgieron en 1974, muy pocas personas que en aquel momento hubieran abandonado el instituto los ha conocido. Como resultado, muchos adultos desconocen el pasatiempo que ocupa parte del tiempo de sus hijos. Para terminar con estas preocupaciones basta con sentarse con los jóvenes y compartir con ellos esta experiencia lúdica. Así de sencillo.

¿Cuáles son sus beneficios?

Por un lado fomentan la habilidad de lectura. Incluso el más simple de los manuales exige un nivel de lectura aproximado de 2º de E.S.O., y muchos requieren un nivel incluso superior. Además, a bastantes aficionados les gusta averiguar más sobre la época en la que se sitúan sus juegos, lo que desarrolla su habilidad en lo referente a búsqueda de información y desarrollo de contenidos a partir de la investigación en bibliotecas, hemerotecas, etc. a través de la consulta de libros, enciclopedias, periódicos... También fomentan la capacidad matemática. En la mayoría de los juegos se tiran dados, se totalizan, se suman modificadores, se restan, se multiplican y dividen por otros valores de forma habitual. Lo más importante es que los juegos de rol son una actividad social. No se puede hacer suficiente hincapié en la importancia de tener un grupo de amigos durante los duros años de la adolescencia, y los juegos de rol crean amistades que pueden durar toda una vida. Esto los revaloriza frente a otras formas de ocio introspectivas como son los juegos de ordenador o la TV cuya pasividad puede facilitar el aislamiento.

¿Pueden ser perjudiciales para mi hijo?

No existe relación causal alguna entre juegos de rol y patología mental. Determinadas mentes enfermas pueden confundir realidad y ficción y mezclar elementos narrativos de películas de televisión, cine, literatura o rol en su vida real. Culpabilizar al rol de esos problemas sería tan absurdo como estigmatizar al fútbol porque determinados aficionados sean violentos (y lleguen a matar a otros aficionados) o al cine porque tras ver Superman un niño se tire por una ventana. Los investigadores señalan que el factor más importante a la hora de determinar el potencial suicida de un joven es su soledad. La participación en una actividad colectiva reduce drásticamente este peligro. También proporciona un círculo de amigos que puede detectar un comportamiento extraño y aconsejar a su compañero que busque ayuda en un momento de crisis.

¿Debería limitar la afición de mi hijo?

Es importante que los padres se interesen por cualquier actividad con la que sus hijos disfruten y a la que dediquen buena parte de su tiempo. Si los juegos (de cualquier tipo) interfieren con el rendimiento escolar, el trabajo o las actividades familiares, puede ser necesario poner cada cosa en el lugar que le corresponde. Se puede empezar hablando del juego con el hijo, con ayuda o no de un profesional especializado. La única fórmula sencilla y directa para saber si un juego es adecuado para su hijo es echarle un vistazo. Si por cualquier motivo decide que uno en particular no es aconsejable para él, busquen juntos uno nuevo del agrado de ambos. Haga una lista de las cosas que considera objetables y discútala con su hijo. Ponga límites claros a su afición, y explíquele por qué lo hace. No podemos olvidar que el diálogo (elemento en el que se basan los juegos de rol, por otra parte) es fundamental para la comprensión mutua y una relación adecuada.

 

Desarrollado por Pablo Giménez (Maestro de Primaria) sobre la traducción de Carlos Lacasa del folleto del mismo título publicado por GAMA (USA).

Texto original de Loren K. Wiseman y Michael Stackpole. Editado por La Factoría de Ideas

Un comentario

Deja tu comentario

Your Name: (required)

E-Mail: (required)

Website: (not required)

Message: (required)