Username:

Password:

Fargot Password? / Help

Todas las cosas jamás soñadas...

Narraciones, textos literarios y anotaciones
3

Magissa con Nosolorol

La editorial Nosolorol ha anunciado finalmente la publicación del juego de rol: Magissa. Un juego diseñado para jugar con los más pequeños y con todos los que siguen sintiéndose como niños.

niño gatoSe trata de un juego de rol de fantasía adecuado para comenzar a jugar con jugadores a partir de 6 años de edad y, por supuesto, resulta ideal para que cualquiera que desee comenzar a jugar al rol encuentre una buena alternativa. Algo que se ha tenido muy en cuenta a la hora de hacerlo.

Por eso posee muchas reglas opcionales; por lo que si la mayoría te estorban no tienes más que jugar con su versión más básica o tomar las que más se adapten a tu estilo de juego. Por otra parte, seguro que en muchos juegos de rol no habrás tenido la oportunidad de que tu personaje sea ¡un niño!

Existe una versión de prueba en esta página web que puedes descargar si lo deseas. No olvides que muchas cosas han cambiado respecto a la versión del juego que va a ser publicado; pero la versión de prueba permite hacerse una idea de cómo está planteado el juego, qué puedes encontrar en él y para qué tipo de partidas puede servir.

Si deseas más información puedes visitar la página web de la editorial y conocer todos los detalles sobre la publicación.

Pulsa aquí para acceder al anuncio de la editorial

Magissa

0.0/60votes
Voting statistics:
RatePercentageVotes
60%0
50%0
40%0
30%0
20%0
10%0
1

Viaje a la Región Desconocida

The Snow It Melts the Soonest by Sting on Grooveshark

El invierno en esta parte del mundo tiene una curiosa tendencia. Un buen día, de repente, se desvanece. La primavera llega sin avisar para los que no tienen los sentidos entrenados. De ahí que las marmotas –y demás hierbas– sirvan como sistema de alarma. Y además bastante eficaz. Si se despierta, ya sabes que el invierno tiene los días contados.

A mí el invierno esta vez me ha tratado muy duramente. He escapado de una pulmonía, y de no ser porque existen los antibióticos todo habría seguido un curso muy diferente. Con las defensas bajas aparecen otros problemas y se forma una cadena que parezca no tener fin.

Por desgracia mi pequeña gatita no tuvo tanta suerte. No obstante tuve tiempo de decirle algo al oído así, bajito, bajito, y fue: "Llegaste mucho más lejos que ninguna otra, pues pudiste conocer el Nuevo Mundo". Pues, ¿acaso no hay nada mejor que explorar nuevas tierras? ¿Tener la oportunidad, al menos una vez en la vida, de poder viajar a las regiones desconocidas?

Nunca hasta entonces había comprendido tan claramente por qué en los tiempos antiguos las personas guardaban todas sus esperanzas en poder sobrevivir a los inviernos. Los pioneros contaban los años de sus vidas por los inviernos que habían conseguido sortear con la fuerza de su espíritu y las reservas de su despensa. Quien no tenía una pila de leña bien amontonada al lado sur de la casa se lo trataba de holgazán y de irresponsable.

Quizás estas cosas nos puedan hacer pensar un poco más en esos pequeños detalles que se escapan en nuestros juegos de fantasía, e incluso en los mundos distantes de nuestro juego de Ciencia Ficción favorito. Sobrevivir es todo un conflicto y toda una dura prueba. A mí no me cabe duda de que la próxima vez que juegue al "Anillo Único", o al juego que sea, recordaré todas estas lecciones muy bien.

Son momentos para pensar y siempre un tiempo perfecto para soñar. A mí el invierno me pone triste, lo reconozco. Tengo que luchar contra esas melancolías que me han acompañado toda una vida. Pero también me permite trabajar, centrarme y llenar la pared de bocetos. Buscando y buscando al final encontré lo que quería. Algo que requiere tiempo y mucha paciencia. Porque con paciencia y la mente centrada podemos hacer cualquier cosa.

De los días por venir

Tras casi un mes desde la última entrada, ya estoy sólo a un par de semanas para dar el visto bueno definitivo al texto de Magissa y entregarlo finalmente a la editorial para su revisión. Como ya había comentado en la entrada anterior, la "Guía de Inicio" y la segunda parte de la aventura "La Balada del Rey Transparente (II)" siguen su proceso. Por cierto, aventura que su primera parte estuvo nominada para Los Premios Poliedro, habiendo quedado en segundo lugar. En fin, otra vez será.

Cuando sea el momento estarán disponibles. Y lo estarán bajo descarga, sin coste ni nada de nada. Si los quieres y te interesan, te lo bajas y punto.

Por otra parte, con las primeras brisas de abril es el momento de las presentaciones. Y como, salvo por el nacimiento de mi pequeña, nunca nada me hizo tanta ilusión en mi vida, me apetece ir mostrando en sociedad nuestro proyecto futuro.

Un proyecto que reúne por fin todo cuanto he llevado en la cabeza estos últimos años y que además acoge las ideas de algunas personas muy especiales. Entre ellas las de un artista al cual el proyecto le parece tan interesante que ha prometido venir a vernos para poder hablar de ello con el tiempo que se merece.

Algunas cosas cambiarán, otras se quedan. Siempre resistiendo de tal manera que parezcan tener raíces profundas. Y es que en verdad las tienen. No diré nada más, el tiempo es quien debe completar el resto.

Con esto ya es más que suficiente por ahora y por mucho tiempo. Tres proyectos nada menos en los que algunos llevarán su tiempo y otros estarán listos muy pronto. De hacer más anuncios en el futuro será para dar noticias de los progresos y para anunciar cuando estén listos.

Tampoco habrá más presentaciones, sólo un camino a seguir a partir de ahora. Mi camino favorito, el que siempre te da la oportunidad de poder explorar las regiones desconocidas.

Edanna
15 de abril de 2014

Proyecto Dyss Lavondyss

Edanna, sello personal

0.0/60votes
Voting statistics:
RatePercentageVotes
60%0
50%0
40%0
30%0
20%0
10%0
3

Rojo sobre blanco

La noche pasada, de madrugada, los lobos mataron a un ciervo detrás de la casa. La nieve teñida de púrpura centelleaba bajo la luz de la mañana. Alrededor de sus ojos vidriosos, aún con la mirada perdida tras el velo de su muerte, el animal continuaba resplandeciendo de belleza. Los vi desde mi ventana, en lo alto de la vieja casa, corriendo alegres por los campos, jugando a sus juegos traídos desde antaño en su memoria.

Mientras, no cesa de nevar; todo es blanco, todo es blanco, ahora todo es blanco entre nosotros; en mi viejo y querido lugar, todo es blanco entre nosotros.

No muy lejos de allí existe un bosquecillo, con sus árboles ahora desnudos de hojas, donde imagino que tienen una camada. El líder de la manada es tan grande como un lobo blanco, y sus ojos destilan una inteligencia que proviene de tiempos pasados.

Me observó con una extraña mirada, entre burlona y desafiante desde detrás de la cerca; ésta, cubierta ahora de nieve, no supone ninguna barrera para poder encontrarnos una noche, poco después de caer el sol tras los bosques.

MartinWittfooth-vernus_small.jpgYo, soñando siempre con olas que braman sobre una mar centelleante, no pude escuchar los aullidos aquella noche, pero los volví a divisar al anochecer del día siguiente cuando volvía de Alexandria. Iban corriendo sobre la nieve como borrones parduzcos. Soplaba un viento gélido entonces, llevando en sus brazos nubes de plata sobre un lienzo blanco.

Algunos aullaban, felices, pues son conscientes de que este año la nieve retrocederá pronto. Eran alrededor de una docena, algunos muy jóvenes, que se dirigían desde su bosque hacia el río, donde saben que pueden encontrar los restos que los pescadores arrojan al marcharse tras pasar el día pescando a través del hielo, refugiados en sus tiendas.  Cuando los ven venir, los coyotes huyen aterrorizados, con sus finas patas evitando las grietas que comienzan a aparecer ya sobre el hielo.

Y en la lejanía los campos se extienden blancos hasta el horizonte. Remolinos de polvo de nieve plateada que juegan a verse los unos a los otros hasta comprobar quién recorre más distancia. En ese lugar en donde nació el término infinito, la belleza de la soledad toma aquí su definición primera, para marcharse poco después a recorrer el mundo.

Tiene un mensaje de dignidad todo esto cuando lo comparas con un mundo acostumbrado a dar mordiscos invisibles que no consigues ver venir desde ninguna parte, ya que se trata de una cuestión de contraste. Tiene la virtud este paisaje de hacerte olvidar rápidamente todo cuanto nos suele preocupar de la vida cotidiana. Pues, qué lejos quedan de aquí los que vienen a ti sonriendo mientras en realidad cuanto anhelan es poder despedazarte a dentelladas; qué lejos resultan ahora los sueldos miserables; los empresarios sin escrúpulos, pero también los negocios sin sentido de todo cuanto queremos creer que resulta sensato; los tratos sin ética de la banca repugnante y sus lacayos, los que los obedecen tal y como lo hacen los soldados al legitimar órdenes sin sentido; los gobernantes mentirosos y todos los políticos corruptos del mundo.

Es el mismo tono de rojo, pero uno que no resulta tan visible ya que no hay nada tan blanco sobre el cual poder compararlo. Se trata pues este otro rojo sobre la nieve de un rojo honesto, tan claro como lo son los números; única forma de poder apreciar la belleza —de haberla— en su final, si es que existe. Puede que resulte difícil encontrarla, pero sí que se halla aquí la dignidad.

Este ciervo sobre la nieve me recuerda a tantos otros corderos, pero con un matiz que marca la diferencia, pues son éstos corderos dotados de cornamenta, una que crece y crece, formando sus propios árboles de sabiduría; la que nos alimenta, la que sube y, extendiendo sus alas, se alza y vuela, alcanzando todo cuanto nadie más pudo conseguir alguna vez.

Porque este ciervo tuvo la suerte de terminar con dignidad, para mí nuestro don más preciado; allí, en ese único lugar en donde no puede haber belleza, por mucho que se empeñen las niñas góticas de nuestras ciudades en tratar de encontrarla.

Sin la intención de pretender construir melodramas, a mí, todo esto simplemente me dio motivos de alegría. Porque, mientras el viento gélido que siempre sopla aquí del noroeste levanta nubes de polvo de nieve, tuve la fortuna de mirar a los ojos a un extraño sabio que me observó con la mirada de todos sus antepasados, un anciano errante que desde el otro lado de la valla se molestó en cruzar conmigo una mirada durante unos instantes.

Yo le sonreí, y tras desearle suerte se marchó, aullando, junto al resto de su manada, dejando atrás el cuerpo ya devorado de su presa, feliz de estar entre los suyos, para desaparecer poco después, en algún momento, tras los campos nevados.

Porque ahora está nevando, y todo es blanco, todo es blanco entre nosotros... Allí, en mi vieja ciudad perdida, ahora todo es blanco entre nosotros...

Edanna
26 de febrero

 

0.0/60votes
Voting statistics:
RatePercentageVotes
60%0
50%0
40%0
30%0
20%0
10%0
Pages:12345...3637